Los peligros de la nueva "revolución sexual": alertan sobre los riesgos de acostarse con robots

Una publicación de la Fundación para la Robótica Responsable redactada por el profesor de inteligencia artificial y robótica de la Universidad de Sheffield en Inglaterra, Noel Sharkey, alerta sobre los riesgos de comenzar a establecer una relación íntima con cyborgs, algo que ya se puede hacer en algunos países del mundo.

Por Christian Monzón

Cada vez se hace más común leer noticias en otros rincones del mundo que cuentan sobre el boom de la compra de muñecas sexuales, especialmente en países como Japón.

"Sean cuales sean mis problemas, Mayu, ella, siempre está aquí. La quiero con locura y quiero estar siempre con ella, que me entierren con ella. Quiero llevarla al paraíso", sostuvo en un reportaje de AFP Masayuki Ozaki, uno de los tantos hombres nipones que disfrutan de un romance con mujeres de goma.

Tras esto, se espera que la próxima "revolución sexual" sea con robots creados específicamente para satisfacer los gustos y deseos de hombres y mujeres que quieran contar con uno de estos para su completa disposición.

Sin embargo, una publicación de la Fundación para la Robótica Responsable redactada por el profesor de inteligencia artificial y robótica de la Universidad de Sheffield en Inglaterra, Noel Sharkey, alerta sobre los riesgos de comenzar a establecer una relación íntima con cyborgs, algo que ya se puede hacer en algunos países del mundo.

El académico cree que la proliferación de este mercado puede generar problemas como el aumento de la cosificación de las mujeres o aumentar la búsqueda de cumplir deseos que de otra manera serían considerados ilegales.

"Algunas personas dicen: 'Bueno, es mejor que violen a los robots que violen a personas reales' (…), pero otros piensan que esto solo animará más a los violadores", detalló el autor.

También expresó su temor que los robots sexuales "alienten la pedofilia y hagan aceptable las agresiones a niños", ya que existen compañías que venden ejemplares que representan a menores de edad.

Esta opinión no es única. El director del grupo de ética y ciencias emergentes de la Universidad Estatal Politécnica de California, Patrick Lin, también manifestó su preocupación sobre esta posibilidad.

"Tratar a los pedófilos con robots sexuales de niños es una idea dudosa y repulsiva. Imagine tratar el racismo permitiendo que un fanático abuse de un robot marrón. ¿Funcionaría eso? Probablemente no", manifestó.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo