El "Pablo Escobar del oro" que ayudó a mafiosos a lavar más de mil millones de dólares en Sudamérica

El ecuatoriano-estadounidense identificado como Juan Pablo Granda se encuentra detenido en Miami.

Por Agencias

Un hombre que se consideraba a sí mismo el "Pablo Escobar del contrabando de oro" y otros dos ex trabajadores de una refinería de metales de Miami fueron acusados de importar más de 1.000 millones de dólares en oro extraído ilegalmente en Sudamérica, como parte de un plan de lavado de dinero entre el 2013 y el 2016, informaron fiscales estadounidenses.

Los fiscales afirmaron en una denuncia penal que los tres ex empleados de la empresa NTR Metals Miami coordinaron la compra de oro en minas peruanas controladas por narcotraficantes.

"El comercio internacional de oro se ha vuelto un método común para el lavado de dinero de la minería ilegal, narcóticos y otros ingresos criminales”, explicaba la querella presentada por el fiscal Francisco Maderal.

La fiscalía identificó al líder de la red como Juan Pablo Granda, un ecuatoriano y ciudadano estadounidense de 35 años que fue director de operaciones en NTR Metals Miami. Agentes del FBI arrestaron a Granda en la casa de su madre en Miami el 15 de marzo, tras ser despedido por la compañía matriz de NTR.

La denuncia incluye como evidencia conversaciones de Granda con otro dos "altos directivos": Renato Rodríguez, director ejecutivo de ventas de la compañía para Latinoamérica, Samer Barrage, un ciudadano estadounidense de origen británico que era supervisor de las operaciones de NTR en Miami; quienes también están acusados.

En una de ellas, Granda alardeaba sobre sus operaciones de contrabando de oro, comparándose con el narcotraficante colombiano Pablo Escobar. “Soy como Pablo recogiendo la coca”, escribió Granda, de acuerdo con el expediente.

Aunque los tres se declararon inocentes y están a la espera de su juicio, que comenzará en enero, como lo decretó el juez federal Robert Scola, los fiscales afirman que los hombres compraron el oro ilegal desde inicios del 2013 hasta el 2016. Durante la audiencia de fianza para Granda en marzo, Maderal dijo que Granda coordinó el lavado de más de 1.000 millones de dólares en oro ilegal.

"En general, el oro es un buen medio para lavado de dinero por su valor universal y fácilmente determinable y lo difícil de determinar su origen”, dijo la querella federal.

En el 2014, luego de un operativo del gobierno de Perú contra el oro ilegal, los narcotraficantes que eran dueños de las minas ilegales comenzaron a contrabandear el metal a Bolivia, Ecuador, Colombia y otros países latinoamericanos y de ahí lo exportaron a refinerías en Miami, dijeron los fiscales en la querella.

 Los tres hombres mantenían relaciones con vendedores de oro llevándoles a Miami y agasajándoles, incluso en un viaje a Chile, Rodríguez y Barrage festejaron a un contrabandista local de oro con bebidas y prostitutas, según explica la querella.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo