Afirman que la industria automotriz alemana se coludió desde los años 90

Según informa diario de ese país, dos de las empresas involucradas habrían presentado a las autoridades de defensa de la competencia documentos en los que se autodenunciaban.

Por EFE

La industria automovilística alemana formó un cártel desde los años 90 del siglo pasado que sentó la bases para la crisis del diésel, según informaciones del semanario Spiegel publicadas este viernes.

Volkswagen (VW), Audi, Porsche, BMW y Daimler "acordaron de forma secreta cuestiones relacionadas con la técnica, costes, suministradores e, incluso, la limpieza de las emisiones de gases en los vehículos diesel", indicó.

Según el periódico, Volkswagen y Daimler habrían presentado a las autoridades de defensa de la competencia alemana sendos documentos en los que se "autodenunciaban" con el fin de limitar el pago de posibles multas.

De acuerdo con Spiegel, podría tratarse de uno de los mayores cárteles en la historia de Alemania, en el que habrían participado todos los grandes fabricantes automovilísticos alemanes: VW, Audi, Porsche, BMW y Daimler, según el escrito de alegaciones presentado por Volkswagen.

Todos ellos acordaron la técnica adecuada para la limpieza de las emisiones de gas y de este modo sentaron las bases para la crisis actual que atraviesa el diésel, añade Spiegel.

Además, discutieron sobre el tamaño de los depósitos para el AdBlue, disolución de urea utilizada para reducir las emisiones de óxidos de nitrógeno (NOx) causadas por los escapes de los motores diesel.

Los depósitos grandes hubieran sido demasiado caros, por lo que las empresas automovilísticas alemanas acordaron depósitos pequeños en los que la cantidad de AdBlue llegaba a ser en un momento dado insuficiente para limpiar las emisiones.

También hubo acuerdos de las cinco empresas, que entre ellas se denominaban "el círculo de los cinco", relacionados con cuestiones como las cubiertas de los descapotables, la elección de suministradores o la fijación de costos de componentes.

Según Volkswagen, Audi y Porsche habrían participado en el cartel y Daimler también se ha "autodenunciado".

Las autoridades competentes alemanas tuvieron señales de estos pactos en verano del año pasado porque en una investigación sobre posibles acuerdos de precios del acero se investigaron las oficinas de Volkswagen.

Los investigadores encontraron entonces indicios de acuerdos ilegales en la industria automovilística.

Dos semanas después Volkswagen hizo la "autodenuncia" en las autoridades de defensa de la competencia y le siguió Daimler con un documento similar.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo