¿Beber para olvidar?: nuevo estudio científico desmiente popular creencia

Si bien no está claro qué provoca el efecto obtenido, los autores del estudio estiman que el alcohol impide el aprendizaje de nueva información y el cerebro tiene más recursos para memorizar los conocimientos obtenidos recientemente.

Por Nathaly Lepe

“Mozo…una cerveza, una y otra mas. Mozo, una cerveza, la tengo que olvidar”. Así cantaba el grupo “Alegría” la idea popular de que el alcohol permite borrar recuerdos.

Una idea que está quedando en el pasado debido a los resultados de un estudio realizado en la Universidad de Exeter, en el Reino Unido, y publicado en la revista Nature, donde  advierten que el alcohol mejora la memoria.

Se sabe que el alcohol facilita la memoria si se administra después de aprender la información en el laboratorio” dice la introducción del análisis científico realizado a 88 bebedores sociales de entre 18 y 53 años, los que debían memorizar palabras.

El estudio evaluó tanto la moderación retrógrada como el deterioro de la memoria inducido por el alcohol mediante dos tareas independientes.

En la tarea retrógrada, los participantes aprendieron información en sus propios hogares y luego consumieron alcohol a voluntad. Los participantes realizaron entonces una tarea de memoria anterógrada de deterioro del alcohol cuando estaban intoxicados.

Ambas tareas de memoria se completaron de nuevo al día siguiente. La cantidad media de alcohol consumido fue de 82,59 gramos durante la noche.

Para la tarea retrógrada, tal como se predijo, ambas condiciones exhibieron un rendimiento similar en la tarea de memoria inmediatamente después del aprendizaje (antes de la intoxicación), sin embargo, el rendimiento fue mejor cuando se probó la mañana después de la codificación en la condición de alcohol solamente.

La tarea anterógrada no reveló diferencias significativas en el rendimiento de la memoria después de beber. Las unidades de alcohol bebido se correlacionaron positivamente con la cantidad de facilitación retrógrada a la mañana siguiente.

Estos hallazgos demuestran el efecto retrógrado de la facilitación en un entorno naturalista y encontraron que estaba relacionado con los gramos autoadministrados de alcohol.

Si bien no está claro qué provoca el efecto obtenido, los autores del estudio  estiman que el alcohol impide el aprendizaje de nueva información y el cerebro tiene más recursos para memorizar los conocimientos obtenidos recientemente.

Eso sí, los científicos a cargo del trabajo recalcaron que pese a los resultados no se pueden olvidar todos los efectos negativos conocidos por el consumo en exceso del alcohol.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo