Se viene agosto, el mes de los gatos: ¿cómo evitar que su mascota se contagie del “Sida” felino?

El Virus de Inmunodeficiencia Felina (VIF) se transmite por la saliva y puede llegar a ser mortal para los mininos

Por Jaime Liencura

Durante estos días, ¿han sentido gritos que simulan ser un bebé llorando? Ciertamente no es que los vecinos estén maltratando a sus retoños, ni tampoco se trata de la contratación de canales premium en el cable: gran parte de estos ruidos los están produciendo los gatos quienes prefieren agosto como el mes de su reproducción. Pero atentos, gato lovers, pues en esta época también podría aumentar el contagio de un virus de inmunodeficiencia felina, que en el mundo popular es conocido como “el Sida” de gatos. ¿Cómo evitarlo?

Según el médico veterinario Sebastián Jiménez, agosto es uno de los meses que prefieren los mínimos para reproducirse a propósito de la exposición a la luz solar. El 21 de junio suele darse la noche más larga del año y desde ahí en adelante el sol empieza a estar visible más tiempo, lo que influye en el hipotálamo de los gatos “los cuales empiezan a estar en celo”, dice el especialista.

Es por eso que durante este mes se escuchan tanto esos gritos de los gatos, que parecen el de una guagua llorando. “Este no es un aullido que emite sólo la hembra, también lo hacen los machos, los cuales intentan ganar su territorio”, afirma.

“Lindorfo" Jiménez explica que con ese grito a veces los machos inician peleas y que éstas sirven tanto para conquistar a una hembra o bien, para quedarse con un territorio.

No obstante, no solo los gritos aumentan en frecuencia sino que también el contagio de enfermedades de transmisión sexual, como el Virus de Inmunodeficiencia Felina (VIF): el “Sida” de gatos.

“Como su nombre lo indica, es una enfermedad autoinmune que debilita a los gatos”, añade Jiménez quién además explica que este virus se contrae mayormente por la saliva.

El médico veterinario dice que el virus complica la salud de la mascota porque como el felino se debilita “se producen otras enfermedades que terminan matando el gato: lo afectan algunos herpes que se les meten a los ojos, les da gingivitis que no se pasan con terapias, al final termina muriendo. Es algo muy similar a lo que ocurre con el Sida, pero en los gatos”.

¿Cómo se contagia?

El especialista aclara que las peleas de gato propician el contagio. “En los tiempos de pelea, para la época de celos, los gatos empiezan a pelear y al morderse, pueden transmitirse el virus por la saliva”, dice.

También asegura que puede transmitirse cuando una persona deja la comida del gato afuera “y vienen otros callejeros a comer del mismo plato”.

Por eso para evitarla, Sebastián Jiménez recomienda, antes que todo, castrar a los gatos y esterilizar a las gatas. Con ello las mascotas evitan el callejeo propio al que se lanzan en la época de apareamiento.

Y si el gato o gata no está esterilizado, también indica que una buena medida es dejarlo encerrado “porque no pasa nada si el gato o gata no se cruza”.

Finalmente, es conveniente velar que el plato de comida esté en contacto sólo con la mascota y no con otros gatos que puedan ser portadores del virus.

Cabe señalar que el virus de inmunodeficiencia felina no se contagia a humanos, así que no hay riesgos a la hora de acariciar a un gato infectado o incluso, estar en contacto con su saliva.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo