"Sin palabras", el primer bar colombiano donde se habla con las manos

Inaugurado el 16 de junio, los clientes del recinto se dividen casi por igual entre oyentes y no oyentes, la diferencia es que aquí las manos son las protagonistas.

Por AFP

Dos muchachas se sientan en un rincón de un pub. Cualquiera se sorprendería de verlas prender una lámpara en pleno día, pero ese es el llamado a los meseros del primer bar-café para sordos de Colombia.

Erin Priscila Pinto y Carol Aguilera son amigas de hace tiempo, pero recién desde el 16 de junio tienen un lugar público en Bogotá adecuado a sus necesidades: Sin Palabras Café Sordo, situado en el corazón del tradicional barrio bogotano de Chapinero.

Es el primer bar en Colombia y en Bogotá que está adecuado para ellos comunicacional, visual y sensorialmente"

"Es el primer bar en Colombia y en Bogotá que está adecuado para ellos comunicacional, visual y sensorialmente", dice a AFP María Fernanda Vanegas, una de las tres propietarias.

bar sordo Raul Arboleda / AFP

Este inusual bar-café se erige como un lugar de inclusión en esta ciudad de ocho millones de habitantes. Lo que busca es "que los oyentes nos adaptemos a los sordos y no al contrario, que es lo que siempre pasa", agrega.

Sin Palabras cuenta con pantallas de videos musicales que tienen traducción simultánea en lenguaje de señas y una plataforma de madera en el piso que transmite la vibración de la música.

Además, la carta de bebidas y comida está en el abecedario para sordos, y los sábados se posiciona como un punto de muestras artísticas y culturales de la población no oyente.

bar sordo Raul Arboleda / AFP

Vanegas y sus socios, Cristian Melo y Jessica Mojica, todos oyentes, buscan convertir a Sin Palabras en un sitio frecuentado por los 54.092 sordos que hay en Bogotá, según el Instituto Nacional para Sordos.

Todos invitados

Los clientes se dividen casi por igual entre oyentes y no oyentes. La música está al mismo nivel auditivo que en un bar convencional. La diferencia es que aquí las manos son las protagonistas.

"Es la primera vez que puedo sentir la música. Eso me gusta mucho porque es la primera vez que puedo bailar", explica Pinto, de 23 años y estudiante de fotografía audiovisual, en lenguaje de señas.

La comunicación con los oyentes al principio suele chocar, porque no nos entendemos, pero uno hace que fluya", mesero.

Los seis meseros de Sin Palabras tampoco escuchan. Aunque buena parte de su clientela desconoce el lenguaje de señas, con ademanes o escribiendo logran comunicarse y responder a las solicitudes de sus clientes.

"La comunicación con los oyentes al principio suele chocar, porque no nos entendemos, pero uno hace que fluya", dice Juan Carlos Villamil, un mesero de 26 años.

bar sordo Raul Arboleda / AFP

Pero no todo ha sido color de rosa en el bar-café. Algunos clientes "odiosos" se aprovechan de la sordera de los empleados para irse sin pagar o romper vasos, se queja Vanegas.

Los viernes van bailarines sordos a ofrecer exhibiciones, y otras veces hay cuentacuentos no oyentes.

"Queremos mostrarle al mundo lo talentosos que son los sordos", afirma Vanegas, mientras al fondo Erin Priscila le muestra a su madre a través de la cámara de su celular el lugar en Bogotá donde se escucha con los ojos y se habla con las manos.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo