Fin del mito: científicos revelan por qué con copete nos ponemos gritones

Con el consumo de alcohol, se pierde la audición y el cuerpo de manera automática e inconsciente suple ese efecto aumentando el volumen de la voz.

Por Nathaly Lepe

Todos han ido alguna vez a una fiesta en que ha medida que empiezan a bajar las botellas, los decibeles de los comensales empiezan a subir. 

Una situación que probablemente experimentaron los científicos que decidieron estudiar este problema y que determinaron que efectivamente a mayor consumo de alcohol, más sordas se vuelven las personas. 

Lo cierto es que al contrario de la creencia popular de que el alcohol desinhibe, lo que sucede es que se pierde capacidad auditiva con sólo un par de copas de alcohol. 

Según el estudio que comparte el diario argentino DiarioUno, el fenómeno afecta a hombres y mujeres, aunque no en la misma forma. 

Es decir, son las mujeres las que tienden a elevar más la voz cuando consumen alcohol. esto porque los hombres pierden entre 2 y 9 decibeles de capacidad auditiva, frente a los 5 a 12 decibeles del género femenino. 

Esta pérdida es para las frecuencias de entre 500 y mil hertz que es el rango del sonido en el que suele moverse la voz humana. 

Karl S. Kruezelnicki, profesor a cargo del estudio, explica que cuando una persona consume algunas copas va perdiendo gradualmente su sentido del oído, lo que la obliga a aumentar la voz porque no escucha bien sus palabras al momento de hablar. 

Por eso, el cuerpo de manera automática e inconsciente suple ese efecto aumentando el volumen de la voz. 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo