"La casa tiembla": testimonios del paso del huracán Irma por el Caribe

Annick Girardin, ministra de Ultramar francesa, señaló que los daños provocados por el fenómeno "ya son importantes" en las islas caribeñas de San Bartolomé y San Martín.

Por AFP

El paso del ojo del ciclón se vio acompañado "de una tranquilidad temporaria y engañosa", como un sifón que genera una fuerza centrífuga y por lo tanto un vacío. Pero a esto le sigue un "muro de nubes y vientos que provocan las condiciones más extremas", advirtió Jerome Lecou, de Météo France.

Los daños materiales provocados por el huracán Irma, que atravesó este miércoles las islas caribeñas de San Bartolomé y San Martín (Antillas francesas), "ya son importantes", declaró Annick Girardin, ministra de Ultramar francesa.

Irma AFP

La jefa de cartera habló de "tejados arrancados" por el paso del huracán de categoría 5, la más alta en la escala de intensidad de estos fenómenos. La tormenta provocó cortes en las comunicaciones entre París y estas islas francesas de las Antillas, añadió.

En un primer momento, Météo France registró vientos de hasta 244 km/h en San Bartolomé, una de las islas favoritas de la 'jet-set', pero el organismo perdió sus instrumentos de medición sobre el terreno, arrastrados por el propio huracán.

"El viento se intensifica, la casa tiembla", señaló Bruno, de 57 años, contactado por teléfono en esa isla francesa. Por el ruido, Bruno, que ya conoció a "Hugo, Maryline, Luis, Gonzalo, Georges", estimó que Irma "es más violento que Gonzalo o Maryline. En relación a Hugo lo sabremos después".

La televisión pública holandesa, NOS, indicó que el huracán provocó "enormes daños" en San Martín, y mostró imágenes tuiteadas por Radio Caraibes International, que mostraban coches abandonados medio sumergidos y barcos dañados o destruidos.

Peter Jan de Vin, comandante de la Marina de guerra holandesa en el Caribe, escribió en un tuit hacia las 12H00 GMT que la isla de San Eustaquio se encontraba en el ojo del huracán.

El ruido del viento se parece al de un tren de carga. Reportes de tejados arrancados", dijo por su parte en un tuit el gobernador de la isla de Saba, otro territorio de ultramar holandés, Jonathan Johnson.

Haití

En Haití, que aún no se repuso del huracán Matthew de octubre, la población apenas fue alertada de la llegada de Irma. La AFP constató que en los barrios pobres de la segunda ciudad del país, Cabo Haitiano, con las viviendas de techos de chapa que no resistirán al huracán, nadie fue alertado a pocas horas del paso del ciclón.

"Yo no sabía que iba a llegar un ciclón, porque no tenemos electricidad aquí, entonces no podemos recibir información", explica Jacquie Pierre, señalando su pequeño televisor, cubierto con un mantel.

Desde comienzos de año, a esta joven de 25 años se le ha inundado dos veces su casita y la sola mención del paso de un huracán de categoría cinco por allí, le aterroriza.

Tengo miedo, pero no solo por mi vida y la de mis hijos, también por todo el mundo, somos todos haitianos, somos como una familia", asegura, mientras se aferra fuertemente a su hija de tres años.

Al escuchar los comentarios de su vecina, Pierre Valmy asoma la cabeza desde su refugio, rudimentariamente construido con placas y tablas de madera.

"A menudo, el agua se desborda e invade toda la zona, pero nunca por un huracán", asegura Valmy. "Si un gran ciclón va a llegar hasta aquí, es el fin del mundo para nosotros", se lamenta este hombre, con la mirada perdida.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo