El debate que se abre luego del suicidio del estudiante de la Alianza Francesa: ¿Es responsabilidad de la ley o del colegio?

A raíz del suicidio del estudiante de 17 años que fue sancionado por tener marihuana en su mochila, la duda recae en su existirían otras formas de actuar más allá de la normativa, que obliga a los directores de colegios a "judicializar" los casos de porte o consumo de drogas.

Por Javiera Ortiz

Este miércoles se dio a conocer el suicidio de un estudiante del colegio Alianza Francesa, el que se produjo luego que el 11 de agosto pasado uno de los inspectores del establecimiento lo encontrara portando marihuana en su mochila y posteriormente fuese suspendido por nueve días. Hecho que a traído conmoción no solo para los familiares y conocidos, sino que también a la opinión pública a propósito de la normativa que rige estos casos y el accionar del establecimiento.

A través de un comunicado, los compañeros del estudiante de tercero medio expusieron que "claramente lo que sucedió revela un sistema que falla, una ley que deshumaniza y estigmatiza a los adolescentes, dejándolos de ver por lo que son: personas con problemas".

Mientras que la corporación educacional afirmó a través de un comunicado que "no queremos que a raíz de su partida se generen rumores infundados ni tampoco que se expongan aspectos privados, por respeto al inmenso dolor que compartimos con su familia y amigos. Como comunidad sentimos la enorme pérdida por su partida, hubiéramos querido poder anticiparnos a la situación límite a la que llegó. Acompañamos y contuvimos con las herramientas que teníamos a mano y su partida nos ha dejado devastados". 

Este último punto es el que abre el debate, ya que si bien se argumenta que el establecimiento hizo lo correcto en tanto establece la ley y las normativas asociadas en relación a la obligatoriedad que tiene la directiva del establecimiento al denunciar esto ante Carabineros y el Ministerio Público, por otro lado se cuestiona el accionar del establecimiento.

El psiquiatra infanto juvenil director nacional de postgrados de la Facultad de Medicina de la Universidad San Sebastián y ex director nacional de salud mental durante la gestión de Sebastián Piñera, Juan Andrés Mosca, es categórico al establecer que "es clara la relación que existe entre la mala gestión del establecimiento – en relación a la denuncia- y el suicidio del estudiante. En este sentido, un mal abordaje de la situación, como lo hizo la Alianza Francesa, desencadena consecuencias que en este caso fue el suicidio de un joven que se encontraba vulnerable".

"Chile firmó la convención de los derechos del niño donde se establece que no se puede tener trato vejatorio y no puede recibir la misma sanción que un adulto, ni el mismo trato. Sacarlo del establecimiento con Carabineros escoltándolos no fue lo más correcto", afirma el director de un centro en Til Til para menores infractores de ley.

Visión que es compartida por la especialista en Educación y comportamiento humano de la Universidad de Barcelona, Guillermina Guzmán, quien afirma que el "trabajo con los adolescentes es complicado, pero hoy los establecimientos están más preocupados del rendimiento y no de las habilidades de los estudiantes, de su emocionalidad, están siendo sobre exigidos y con una carga muy grande. Culturalmente asociamos inmediatamente un error con una sanción pero ¿dónde queda la re-educación? Estamos tratando con seres humanos no con éxitos académicos".

"Habitualmente los establecimientos tienen consejos escolares que cuentan con la participación de la comunidad. La situación se pudo haber abordado de una manera diferente. Haberse expuesto a Carabineros él y su familia y luego ser suspendido de clases no solo es una sanción punitiva sino que también una sanción social, que para los adolescentes es muy fuerte e impactante", sostiene la experta con 38 años de experiencia en la materia.

"No es solo un problema de la norma que sanciona punitivamente, sino que acá no se escuchó al estudiante, no se consideró su situación y prevaleció el interés del establecimiento por sobre la del menor de edad", agregó la especialista, quien afirma que el hecho de haberlo suspendido luego de ser encontrado portando marihuana solo genera más "daño y trauma a un adolescente que estaba en una etapa formativa y que era vulnerable".

Al respecto la subsecretaria de Educación, Valentina Quiroga, afirmó que "se están desarrollando los procesos de indagaciones para ver qué ocurrió efectivamente y si es que se aplicaron adecuadamente los protocolos". Según testigos el estudiante fue escoltado por carabineros el día que fue sorprendido con la droga y posteriormente su caso fue llegado al Consejo de Disciplina del colegio, conformado por autoridades, apoderados y estudiantes, que decidió suspenderlo por nueve días.

Según los datos de la 8va. Encuesta Nacional de Juventud –ENJUV-, el 41,4% de las y los jóvenes del país indican haber consumido marihuana alguna vez en la vida, la marihuana como la droga ilícita más consumida por la población joven de Chile.

Al desglosar por nivel socioeconómico, se aprecia que a medida que éste aumenta, los porcentajes de consumo reportados se incrementan: se pasa de un reporte de consumo del 36,5% de la población joven del nivel socioeconómico bajo, pasando por una ocurrencia de consumo en el nivel medio del 44,3%, alcanzando al 55,5% de la población joven del grupo alto que señala haber consumido marihuana alguna vez en la vida.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo