No hay perdón por el desierto florido: Alcaldesa de Caldera no cree que el aterrizaje fue producto de una emergencia

La comuna de Caldera, la Dirección General de Aeronáutica Civil y el Ministerio de Medio Ambiente anuncian investigaciones y querellas para sancionar a los pilotos.

Por Felipe Betancour

Avionetas posadas sobre flores multicolores en pleno desierto de Atacama han sido el cuadro que ha acaparado la atención en los últimos días y que tenía de cabeza a las autoridades regionales buscando a los responsables.

Pero lentamente empezaron a aparecer las primeras informaciones sobre quienes serían los posibles responsables después de estas maniobras que atentaron contra este espectacular paisaje. Uno de los posibles pilotos es Eugenio Ponce Lerou, presidente de la junta directiva de la empresa minera Soquimich (SQM), quien conducía una de las avionetas del grupo “Los Galácticos”.

El equipo estaría formado por al menos trece empresarios amantes del aire y los aviones livianos que pilotean estos aviones hace más de diez años por todo Chile.

Fue Lorenzo Muñoz, quien defenderá a los acusados frente a la Dirección General Aeronáutica Civil, quién salió a dar la cara y justificar el aterrizaje al cual catalogó de una emergencia técnica.“ A unos de los aviones se le cortó la piola”, aseguró en entrevista con el diario La Segunda, “no es que ellos buscaron el lugar donde hay más flores, repararon el asunto y reiniciaron el vuelo” sentenció.

Desde la Municipalidad de Caldera, comuna en la cual aterrizaron las máquinas, dudaron de esta versión y su alcaldesa Brunilda González aseguró a Publimetro que: “Esta acción fue claramente premeditada, basta con ver las fotos de las máquinas alineadas para darse cuenta que buscaban un paisaje para fotografiar”, además agregó que “si el desperfecto hubiese sido de una sola avioneta no se justifica por ningún motivo que hayan descendido los demás integrantes del vuelo”.

Luego de que los aviadores hicieran el picnic sobre el fenómeno natural, los pilotos se dirigieron al aeródromo de Caldera para organizar la partida definitiva de la zona. En ese momento funcionarios de la municipalidad llegaron rápidamente al terminal para funar a los piloto. Según el relato de la alcaldesa de Caldera “los pilotos al percatarse que veníamos a pedirles explicaciones por su conducta despegaron raudamente para evitar cualquier tipo de conversación”.

Brunilda González aseguró que están a la espera de los datos de todos los pilotos y tripulantes para que los responsables se presenten en el juzgado de policía local de Caldera para ser sancionados con multas que van de 3 a 5 UTM, es decir hasta $ 233.450 mil pesos.

Desde la municipalidad también informaron que el día de ayer ya presentaron una querella en la fiscalía local de Caldera con el objetivo de que investigue los hechos y busque las responsabilidades penales por esta “grave vulneración de la flora y fauna local”, la que puede ser sancionado con penas que van desde 540 días a 5 años.

Los daños producidos por las maniobras están aún bajo investigación de la Conaf y serán ellos los encargados de entregar los informes al Ministerio del Medio Ambiente, que según la intendenta de Atacama, Alexandra Muñoz se produjo entre la Hacienda Castilla y la Hacienda María Isabel ambas de propiedad privada lo que podría ser una

La Dirección General de Aeronáutica Civil también tiene algo que decir con respecto al tema e informó a través de su cuenta de twitter que ellos “no autorizaron el aterrizaje en el desierto florido. Se inició investigación infraccional para determinar posibles faltas”. Es a través del Código Aeronáutico que los pilotos pueden ser sancionados y las infracciones pueden ser amonestaciones escritas, multas de entre cinco y 500 ingresos mínimo mensuales y la suspensión de las licencias de manera definitiva.

Desde el Centro del Desierto de Atacama de la Universidad Católica aseguraron que “la erosión y destrucción de algunas semillas del sector en que aterrizaron las aeronaves pueden dañar severamente el ecosistema, modificando la biodiversidad de la zona y perjudicar no sólo a las flores sino que a todos los animales e insectos que sacan provecho de estas”, aseguró Héctor Orellana a Publimetro, integrante del proyecto que se centra en tópicos de sustentabilidad y la investigación del desierto.

La protección de este fenómeno natural está a cargo del “Comité del Desierto Florido” pero carece de una figura legal que permita mayores sanciones a los responsables, debido a esto se espera que parlamentarios que representan a la comuna propongan que el desierto florido se incluya dentro de la categoría de monumento natural.

Esta categoría en la que podría ser admitido el desierto florido, se define como una área reducida, caracterizada por la presencia de especies nativas de flora y fauna. El objetivo de esta categoría es que la Conaf pueda encargarse de la protección, con muchos más recursos y despliegue logísticos. De este selecto grupo forman parte grandes paisajes como la Cueva del Milodón, la Portada de Antofagasta, el Salar de Surire y Contulmo en la Provincia de Malleco.

Por su parte Jorge Canlals, subsecretario de Medio Ambiente, aseguró que están evaluando cuáles serán las acciones legales que tomarán para hacerse presente como Estado en este incidente. A esto se sumó la intención de avanzar en la protección del desierto florido “Esto nos dice que debemos seguir avanzando en establecer figuras de protección oficial que sí permiten la prohibición de tipo de actividades en términos generales”, dijo en entrevista con canal 24 horas, “más allá de las sanciones, tenemos que dejar de actuar con frivolidad en aquellas áreas que, sin prejuicios de no existe una figura oficial, son altamente complejas desde el punto de vista de los ecosistemas y hay que cuidarlos”. El subsecretario añadió que estas acciones “representa y simboliza muchas veces una cultura de la desaprensión frente a la protección de nuestro patrimonio natural”.

Las instituciones que se manifiestan energéticamente para condenar estas irresponsabilidades de los visitantes terminan por alinearse todas en una sola idea: Más importante que el castigo es educar acerca de la privilegiada biodiversidad que tiene nuestro país desde su desierto hasta el último rincón verde de la patagonia.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo