Noruega no puede zafarse de su dependencia petrolera

El mayor productor de petróleo de Europa Occidental quiere reducir su dependencia del "oro negro", pero es una tarea complicada.

Por AFP

Noruega, el mayor productor de hidrocarburos de Europa occidental, busca oficialmente reducir su dependencia del petróleo pero no es fácil hacer una cruz sobre un maná que la ha convertido en un país inmensamente rico.

Si bien el país nórdico ha podido constituir el mayor fondo soberano del mundo gracias al oro negro, con un valor cercano al billón de dólares varios partidos "pequeños" defienden una aceleración de la salida del sector petrolero ante la inminencia de las legislativas del lunes.

"Exigimos la interrupción de cualquier nueva exploración petrolera", afirmó a la AFP Rasmus Hansson, uno de los dos dirigentes del partido ecologista. "No apoyaremos a ningún gobierno que no acepte nuestro ultimátum", advirtió.

La formación, que según varios sondeos podría acabar teniendo la llave de gobierno tras las elecciones, quiere que todas las explotaciones petroleras del reino se hayan clausurado en un plazo de 15 años.

El país, de 5,3 millones de habitantes, va siendo consciente de hasta qué punto se ha vuelto dependiente del petróleo, sobre todo desde el hundimiento de los precios del crudo, que destruyó unos 50.000 empleos en el sector petrolero.

"Winter is coming" (Llega el invierno), advirtió el gobernador del Banco de Noruega, Øystein Olsen, a principios de 2016, recurriendo a una famosa expresión de la serie de televisión Juego de Tronos. "La caída pronunciada de los precios del petróleo desde verano de 2014 pondrá a prueba a la economía noruega".

Esta perspectiva sombría puso en relieve la importancia de una "conversión" que se ha convertido en el leitmotiv de los políticos.

"El planeta Tierra no puede soportar más actividades petroleras. Además, estas harán planear una incertidumbre creciente sobre la economía y el empleo en Noruega", pues las energías fósiles parecen amenazadas por el auge de las renovables, destacó Hansson. 

Golpeado de lleno por la bajada de los precios, el país llevó sus tasas de interés a un nivel históricamente bajo y adoptó una política presupuestaria expansiva, además de echar mano de su fondo soberano, como hizo el Gobierno conservador el año pasado.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo