IPC registra histórica baja de 0,2 % en septiembre

Motivo de la caída se debió principalmente gracias a alimentos y bebidas no alcohólicas.

Por Pablo Contreras

Una sorpresa. Esa es lo que provocó el Índice de Precios al Consumidor (IPC) correspondiente al
mes de septiembre, el que registró una variación -0,2 %,  informó este viernes el Instituto Nacional de Estadística (INE).

El registro, inédito desde que se tienen registros en 1928, genera que en lo que va del año, la
inflación acumula 1,4 % en lo que va de año y 1,5% en los últimos doce meses.

Según explicó el INE, de las doce divisiones que componen la canasta para medir este indicador,
siete registraron caídas, destacando Alimentos y Bebidas no Alcohólicas (-0,6%) y Vivienda y Servicios Básicos (-0,4%). Específicamente, resaltaron las bajas del tomate (-5,0%) y lechuga (-8,8%), anotando variaciones de 21,2% y 13,5% en lo que va del año, y de -40,5% y 12,1% a doce meses, respectivamente.

El organismo afirma que en ambos productos, la disminución se explicó por la mayor oferta en el mercado proveniente de la zona norte del país. También llamó la atención la baja del 1,2% en el costo de la carne de vacuno.

Cifra aislada

No es raro que haya meses con inflación negativa, pero sí lo es cuando se trata de septiembre,
mes en el que tradicionalmente se elevan los precios, precisamente por las Fiestas Patrias.

Como se mencionó anteriormente Alimentos y Bebidas No Alcohólicas y Vivienda y Servicios
Básicos sufrieron un importante retroceso, “lo que impactó en la medición considerando que
ambas poseen más de un 30% en la ponderación total de la canasta de medición”, explica Ricardo Bustamante, analista de Mercados de Capitaria.

Respecto del primer ítem, “responde a estrategias comerciales como ofertas y promociones”, afirma el especialista, mientras que en el caso del segundo se explicó más que nada por la disminución en el valor de las cuentas de luz “por la entrada en vigencia de un decreto que aplicó rebajas en la mayoría de las regiones del país”, añade.

Un bajo o negativo IPC ayuda al bolsillo de muchos porque baja el valor de la Unidad de Fomento
(UF), aunque de llegar a darse una caída constante en la inflación “puede ser una respuesta a una menor demanda interna, lo que se traduce en un crecimiento que podría generar señales de debilidad”, asegura Bustamante, aunque aclara que no se pueden sacar conclusiones con un dato aislado.

En ese sentido, puntualiza que lo sucedido en el noveno mes del año es aislado “considerando que los factores que incentivaron la variación negativa son por estrategias comerciales y nuevos
decretos, principalmente”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo