“Gritar hasta colapsar los pulmones”: el extraño caso de adolescente que terminó en urgencias tras concierto de One Direction

El hecho se transformó en una investigación realizada por un grupo de médicos del departamento de Emergencia del Centro Médico de la Universidad de Texas, luego que la joven llegara con problemas para respirar al recinto.

Por Nathaly Lepe
Afp
“Gritar hasta colapsar los pulmones”: el extraño caso de adolescente que terminó en urgencias tras concierto de One Direction

Es cierto que en algunos conciertos lo que más se escuchan son los gritos de las fanáticas, que la música de la banda o el cantante sobre el escenario. Una situación que se repite especialmente en los recitales de los artistas de moda o de bandas donde las principales fanáticas son adolescentes.

Una situación que se transformó en fenómeno de estudio, pero no por un tipo de comportamiento sociológico, sino porque una adolescente de 16 años terminó en urgencia luego de gritar demasiado tras un concierto de One Directon.

El hecho ocurrió y se transformó en una investigación realizada por un grupo de médicos del departamento de Emergencia del Centro Médico de la Universidad de Texas, luego que la joven llegara con problemas para respirar al recinto.

Según la investigación publicada en el “Journal of Emergency Medicine” el caso desconcertó a los doctores luego que la paciente les relatara que sus molestias comenzaran  después del recital.

Lo llamativo del caso según los investigadores es que la paciente no tenía antecedentes de algún tipo de afecciones pulmonares y tampoco había tenido tos o dolor de garganta recientemente.

Pulmones Radiografía que confirmó el diagnóstico de la paciente, incluida en la investigación médica. / Reproducción

Además, el personal médico no escuchó sonidos extraños en su respiración a pesar de la falta de aliento, razón por la que descartaron otro tipo de dolencias.

El texto publicado hace un par de días, detalla que tras una serie de exámenes, los médicos tratantes escucharon algo similar a un crujido bajo su piel al apretar los dedos en la parte frontal del cuello y pecho de la adolescente.

Este síntoma, denominado crepitus, era la prueba de que el aire había viajado en el tejido justo debajo de la piel. Posteriormente, gracias a una radiografía, confirmaron que  el aire viajó a zonas anormales el cuerpo, en el estrecho espacio detrás de la faringe en el cuello, y en la cavidad torácica, llevando a los dos pulmones a colapsar.

Los médicos tratantes, en los informes que presentaron de forma separada, determinaron que cuando el aire queda atrapado espontáneamente en uno de esos espacios, se considera un evento poco común y responsabilizaron a los gritos en el recital de la dolencia.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo