Victimario y víctima

Por Joel Poblete
  • Periodista especializado en cine, programador de Sanfic y comentarista en tele 13 radio.

Casi una década después de su debut en el largometraje con el documental "La Colorina" -codirigido junto a Werner Giesen-, y cinco años después de su primera ficción, "Carne de perro", con la que tuvo un activo recorrido internacional, el realizador chileno Fernando Guzzoni vuelve a la cartelera con "Jesús", que también ha figurado en prestigiosos certámenes, como su participación en la competencia oficial del Festival de San Sebastián. En esta ocasión, se inspira en una historia real, la del brutal ataque que sufrió Daniel Zamudio, pero ese hecho es sólo el punto de partida para una trama con otros nombres y personajes, en la que además el centro no está ni en la víctima o en su familia (de hecho, la presencia del joven golpeado es fugaz y circunstancial), sino en uno de los implicados en la golpiza -el Jesús del título- que se ve envuelto involuntariamente en circunstancias que lo superan, y en la relación de éste con su padre.

Nuevamente la puesta en escena de Guzzoni apuesta por un naturalismo casi documental, muy bien apoyado por el montaje de Andrea Chignoli y una vez más por la fotografía de la uruguaya Barbara Álvarez (la misma de "Whisky", "La vida de los peces" y "De jueves a domingo", entre otras), especialmente en las secuencias nocturnas. Desde el dinámico y cautivador comienzo, "Jesús" se conforma como una propuesta atractiva, provocadora (por ejemplo, en sus descarnadas y creíbles escenas de sexo), que funciona como revelador y acertado retrato de ciertas realidades de la juventud chilena, pero también como una incisiva mirada sicológica al protagonista y las relaciones que establece con quienes lo rodean.

Con excelentes actuaciones de su elenco, encabezado por una de las revelaciones de los últimos años, Nicolás Durán, y con Alejandro Goic otra vez a las órdenes del cineasta, luego de protagonizar "Carne de perro", el filme se sumerge muy bien en el mundo que retrata, y aunque en su último tramo el ritmo pierde fuerza y el guión se vuelve más errático y no del todo convincente en ciertas connotaciones alegóricas, eso no disminuye su impacto ni la bocanada de energía y electricidad que este trabajo aporta al cine chileno actual.

"Más allá de la montaña"

Convencional en su forma (tanto en la puesta en escena como en la forma en que se desarrolla la trama), este drama de supervivencia con elementos románticos -subrayados de manera muy obvia por la banda sonora- es predecible, se alarga más de lo necesario y apenas se salva gracias al ya reconocido talento de sus dos actores protagónicos, Kate Winslet e Idris Elba, acá acompañados además por un adorable perro. También se pueden rescatar un par de secuencias de tensión y la belleza de los paisajes montañosos, pero no mucho más que eso, sobre todo teniendo en cuenta unas cuantas incongruencias en la historia; es curioso que el director de esta película, basada en un best seller de 2011, sea Hany Abu-Assad, el mismo cineasta de origen israelí que supo conmover y hacer reflexionar con el mensaje social de "Paradise Now" y "Omar", ambas nominadas al Oscar.

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo