"Sé el protagonista de tu vida y no un mero espectador": la frase que inspiró a Michelle Suárez, la primera senadora transgénero de Uruguay, a asumirse como mujer

A los 34 años Michelle Suárez se convirtió en la primera legisladora trans en la historia de Uruguay y la segunda de América Latina. ¿Cómo llegó al Senado esta abogada que saltó a la fama cuando redactó la ley de matrimonio igualitario?

Por BBC Mundo

Michelle Suárez todavía no se había rebautizado así cuando decidió que había llegado el día de mostrarse como lo que se sentía: una mujer.

Tenía 16 años y en su pequeña ciudad natal de la costa uruguaya había un consenso tácito: todos sabían que Nelson se sentía mujer aunque se vistiera como hombre, nadie le decía ni preguntaba nada, él no aclaraba y todos contentos.

Pero el día en cuestión, Suárez leyó una frase de Antonio Gramsci que la inspiró: "Sé el protagonista de tu vida y no un mero espectador". Decidió, en ese instante, hacerle caso al filósofo italiano.

La excusa para salir a la calle como mujer era una ida al teatro con amigas en Montevideo, le cuenta a BBC Mundo. En ese entonces vivía con sus padres en Salinas, un balneario a 35 kilómetros de la capital uruguaya donde los residentes permanentes se conocen y saludan todos los días.

Debía caminar sólo 50 metros hasta la parada del ómnibus: "Pensé: 'Es sólo media cuadra hasta la parada. En cuanto me suba al bus voy a estar bien'. ¡Pero en esa media cuadra me crucé con medio Salinas!"

"Uno hasta se dio vuelta para mirarme y ver si era yo, y se cayó de la bicicleta", recuerda Suárez, quien el 10 de octubre asumió como senadora por el Partido Comunista Uruguayo y se convirtió en la primera legisladora transgénero de la historia del pequeño país sudamericano.

Ese acto de liberación en 1998 la desinhibió por completo. A partir de allí todo sería más sencillo. Y más auténtico.

Suárez ya había hecho historia cuando en 2009 se convirtió en la primera abogada trans de Uruguay, motivo por el cual la entrevistaron medios nacionales e internacionales.

98534306gettyimages99991366-95ba8de335e6a60a2dd35e1a05aaf756.jpg Suárez redactó la ley de matrimonio igualitario que permitió el casamiento entre personas del mismo sexo en Uruguay, que rige desde 2013. / Getty Images

Su madre no llegó a verla recibida, pero lo intuyó. Agonizaba por un infarto, en noviembre de 2009, cuando le dijo: "Al menos te recibiste". "No, mamá, todavía no. En dos días tengo el último examen", le contestó Suárez. "Yo sé que ya te recibiste", zanjó la señora.

La fama de Suárez se multiplicó cuando en 2013 redactó la ley de matrimonio igualitario que permitió el casamiento entre dos personas del mismo sexo.

Ahora volvió al foco mediático como la primera senadora transgénero de América Latina. La primera legisladora fue Tamara Adrián, quien en 2015 asumió como diputada de la Asamblea Nacional de Venezuela por la Mesa de la Unidad Democrática, la coalición de los partidos de oposición.

Una infancia feliz

Hija de Nelson Suárez, un vigilante de la Junta Local de Salinas y jardinero, y Nair Bértora, una ama de casa que ayudaba a su marido en la empresa, Michelle siempre se sintió contenida por su familia.

Tanto es así que fue su madre quien le regaló sus primeros aretes y collar a los 15. En ese momento, le dijo: "Las perlas son las piedras de una dama". Le había dado su bendición.

98534518gettyimages611669708-8a670c7439fd9c76cd99acb066610326.jpg Todos los años la principal avenida de Montevideo, 18 de Julio, es escenario del desfile del orgullo gay. / Getty Images

Suárez recuerda una infancia feliz. Mary Correa, su maestra de segundo año en la escuela 136 de Salinas, dice que Nelson era un niño que se destacaba por dos cosas: era muy estudioso y obeso.

"Sus padres eran muy dedicados a él, a sus estudios. ¡Traía tremendas meriendas para el recreo! Era un pan flauta (francés) entero con manteca y fiambres", cuenta Mary, hoy docente jubilada, desde su casa de Salinas.

Más de una vez la maestra y una doctora nutricionista hablaron con la madre, pero no tuvieron receptividad.

Si había alguna burla esporádica era por su peso y no por su orientación sexual. La cosa cambió en Secundaria.

"La discriminación la empecé a sentir en el liceo. A los 13 o 14 años mis compañeros tenían barba, les empezó a cambiar la voz, ¡yo tenía busto! Y era busto natural, tenía aspecto femenino naturalmente", dice. Ella nunca tomó hormonas y no se sometió a cirugías, tampoco para el cambio de sexo.

Julio Sánchez, quien hoy en día tiene un taller mecánico, fue compañero de Primaria y Secundaria de Suárez. "Teníamos buena relación, yo iba a jugar a la casa de él a la pelota o algún juego de caja", cuenta.

98534304a73495cc4d2a46e0937dfc6b4f41dd6a-eaf9940801726b0c4cf0fafbc9355703.jpg Suárez recibió una ovación de parte de los senadores, entre ellos, el expresidente José Mujica. / AFP / Getty Images

Sánchez no recuerda conductas discriminatorias de ninguno de sus compañeros hacia Michelle.

"El que se alejaba era él, se distanciaba del resto. Era prepotente, no era un buen compañero. Como estudiaba mucho, si alguien hacía una intervención y no estaba bien, él se reía", dice Sánchez, quien desde hace años sólo ve a Michelle Suárez por televisión.

De cal y de arena

Ya en la universidad, Suárez tuvo problemas con un profesor. La estudiante estaba inscripta con su nombre masculino, por lo que el docente se negó a corregir sus trabajos. Ella protestó en las altas esferas de la institución pública, pero le dijeron que nada podían hacer.

Años después Michelle se convirtió en docente y se quedó con la cátedra de Derechos Humanos que tenía el profesor que la discriminó y que prefiere no mencionar.

98534522gettyimages152931762-e326221f6e20f70118173a7aeee259cf.jpg En Uruguay hay unas 3.000 personas transgénero, una de las minorías más vulnerables del país. / Getty Images

Además, ofreció su testimonio de vida para la ley de identidad de género de 2010, que actualmente permite que una persona cambie la identidad en sus documentos nacionales de acuerdo a su identificación personal.

Antes de convertirse en legisladora, Suárez también fue coautora del proyecto de ley integral para la población trans en Uruguay, que hoy está a estudio del Parlamento y que pretende resarcir económicamente a las personas transgénero mayores de 42 años que hayan sufrido violencia institucional o discriminación durante los años del régimen militar (1973-1984) o primeros años de la restauración democrática.

Se estima que, aprobarse, esta compensación contemplará a 937 personas.

Pero no todo es color de rosa para Suárez. Junto con la noticia de su ingreso al Parlamento aparecieron denuncias en redes sociales, recogidas por medios locales, de supuestos clientes que pagaron a la abogada y jamás recibieron sus servicios o los mismos fueron deficientes.

Suárez, que niega recordar los casos en concreto, afirma a BBC Mundo: "Cuando hay denuncias graves está el Poder Judicial".

Del bullying a la ovación

Suárez llegó a la Cámara Alta uruguaya en octubre en reemplazo del senador comunista Marcos Carámbula, quien le cedió el puesto para que ella actúe en la "lucha por los derechos de la población trans", unas 3.000 personas.

El 10 de octubre, cuando habló por primera vez en el Senado, ante la ovación de legisladores de todos los partidos, Suárez se mostró ambivalente: "Por un lado, me siento honrada de ocupar un lugar dentro del órgano más representativo de la sociedad uruguaya".

"Pero, por otro lado, esto delata una situación de vulneración de todo un colectivo. Cualquier uruguayo tiene una expectativa de vida de 70 años, pero en el caso de los trans baja a 35. Eso muestra que no sólo hay una situación de discriminación, sino también de marginación", agregó.

La senadora dice que muchos que antes la hostigaban o insultaban, ahora aplauden y celebran su llegada al Parlamento: "Los tiempos han cambiado".

©
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo