Columna de la UC: Arroba Juan Tagle

"Para crecer dentro y fuera de la cancha se necesita mirada de futuro, convicción, apostar por un horizonte incluso cuando no tenga repercusiones inmediatas. Todo lo que Cruzados SADP no tiene".

Columna de la UC: Arroba Juan Tagle
Por Francisco Sainz – @elpanchosainz

Colectivo Alta La Frente UC – TwitterFacebook

La derrota en el clásico universitario corona un mal semestre futbolístico. Sin ninguna posibilidad de pelear por el título, con casi nulas posibilidades de clasificar a una copa internacional, perdiendo ambos clásicos y estando más cerca del colista que del puntero. Triste final para un año que comenzó lleno de ilusiones, jugando Copa Libertadores tras coronarnos Bicampeones por primera vez en la historia del Club. Sin dudas, este año ha sido la contracara del 2016.

¿Cómo pasó esto? Razones hay muchas. Dentro de la cancha se han visto rendimientos bajos en lo colectivo e individual, con contrataciones que no han reemplazado a los que se fueron ni han aportado nada nuevo al juego de Católica. Tan irregular ha sido este año, que algunos han llegado a decir que el Bicampeonato fue solamente suerte o responsabilidad de un par de jugadores, y se ha pedido incansablemente la renuncia del cuerpo técnico cuando, a decir verdad, aún ni nos reponemos de la resaca tras la celebración del primer campeonato de 2016, la Súpercopa y el Bicampeonato. Pero, así son las redes sociales y la inmediatez de resultados.

El cambio de entrenador y de algunos jugadores es una apuesta a corto plazo, pero no asegura un futuro ganador para el Club.

Lo más probable es que este campeonato sea el último para el cuerpo técnico liderado por Mario Salas. A final de año se revisará su contrato y no seguirá al mando del plantel de honor de Universidad Católica. Junto con él se irán algunos jugadores que terminan su contrato, se les revisará o buscarán otros rumbos. ¿Esto resolverá los problemas de sólo querer que el equipo gane? No lo sabemos. El cambio de entrenador y de algunos jugadores es una apuesta a corto plazo, pero no asegura un futuro ganador para el Club.

El uruguayo Santiago Silva fue el único refuerzo de la UC para la Libertadores 2016 / Foto: Agencia UNO El uruguayo Santiago Silva fue el único refuerzo de la UC para la Libertadores 2016 / Foto: Agencia UNO

En el mediano y largo plazo no hay fórmulas mágicas ni ofertones de 140 caracteres, para construir un futuro próspero para el Club se necesitan planes estratégicos. Para crecer dentro y fuera de la cancha se necesita mirada de futuro, convicción, apostar por un horizonte incluso cuando no tenga repercusiones inmediatas. Todo lo que Cruzados SADP no tiene. No sólo el mal año se vio reflejado en la última derrota, sino que quedaron al desnudo las nulas ideas de futuro que tiene una sociedad anónima más preocupada de la venta de merchandising que de los próximos 20 años de la UC.

Luego de 4 años fuera de la copa más importante del continente a nivel de clubes trajeron un sólo refuerzo que no estuvo a la altura de las circunstancias. Para colmo la mayoría de las veces Buljubasich opta por traer a amigos o conocidos suyos al Club, buscando con la poca plata restante préstamos cortos de jugadores libres. Ante esto la respuesta desde la SA, es que no hay fondos para invertir en más y mejores jugadores, cuestión obvia cuando tu única fórmula de crecimiento económico fue el fallido aumento de capital.

Para que decir los hinchas, que no cuentan para nada más que para comprar entradas y productos de la tienda oficial, su opinión sólo puede ser leída en redes sociales

Conservadurismo económico basado en el dogma del libre mercado para el tercer club más grande del fútbol chileno en número de hinchas y copas en sus vitrinas. Para que decir los hinchas, que no cuentan para nada más que para comprar entradas y productos de la tienda oficial, su opinión sólo puede ser leída en redes sociales. Parece increíble pero en San Carlos de Apoquindo 13000 todavía no se le ocurre a nadie hacer una campaña para atraer a más hinchas al estadio, sumar más socios o fidelizar a quienes te siguen incluso en campañas como la actual. Ante estas dudas las respuestas siempre han sido el silencio.

Con esta realidad cuesta creer que el mero cambio de entrenador cambiará el rostro de un Club irregular dentro y fuera de la cancha. Podrán llegar otro Cuerpo Técnico y otros jugadores, podremos alcanzar otro Bicampeonato, quizás si las cosas se dan lleguemos nuevamente a cuartos de final o incluso una semifinal en Copa Libertadores; pero aquello no logrará ser una constante. Mario Salas se irá, algunos lo olvidarán, pero los que deben dar un paso al costado son otros.  Frente a la administración conservadora bien nos vendría un poco de rebeldía para reorganizar varias cosas. Quizás así salgamos de los estrechos márgenes impuestos y logremos hacer crecer a un club en lo económico, social y futbolístico. Pero para eso no basta con twitter.