Funeral mapuche para víctimas del accidente de La Araucanía

Un camión se volcó el sábado cuando transportaba a trabajadores de Tirúa promotores de la medicina autóctona. El conductor quedó detenido a la espera de la evolución de dos víctimas más.

Por Jaime Liencura

Tres días de velatorio y un funeral a campo abierto, con carne asada, brindis con vino y discursos en mapudungún. Con una ceremonia de ese tipo se espera despedir a parte de los 10 mapuche que fallecieron en un accidente carretero registrado en Victoria, Región de La Araucanía.

Las víctimas trabajaban en el Cesfam de la Municipalidad de Tirúa promocionando la sanación mapuche. Por eso la forma en la que los despedirán será diferente a cómo se despide a un wingka.

Cultura milenaria

En un velatorio mapuche se relatan historias del fallecido y hasta se cuentan chistes. También se toca el kultrún y la trutruca de forma permanente.

En el funeral se lleva la urna hasta un campo abierto y se cocina carne en su entorno. Los asistentes comparten comida y en cada brindis en honor al ido se bota un poco de vino a la tierra.

¿Por qué? “La muerte rompe la cultura hispánica que si bien produce tristeza, no es sinónimo de pena sino que constituye un paso a una nueva vida que esté cargada de una esfera positiva”, afirma el profesor de historia, Máximo Quitral.

Última fiesta

Mauricio Llaitul (33), presidente de la Asociación Mapuche Tripay Antu de Maipú, agrega que esto representa una cosmovisión distinta a la "wingka".

"Si bien es una etapa triste para cualquiera, para los mapuche una muerte tiene una connotación no solo de volver a la tierra, sino que de trascendencia para seguir avanzando al wenu mapu", explica.

"Que se coma harto, que se comparta, es una forma de agradecimiento. Es como realizar un último festejo con la persona que se va", agrega Llaitul.

Tras el accidente, el conductor del bus quedó detenido esperando la evolución en el estado de salud de dos lesionados graves que están en el Hospital Regional de Temuco. Su identidad quedó resguardada por instrucción del fiscal de turno.

Cabe precisar que entre los lesionados  se encuentran varios "Tesoros Humanos Vivos" declarados así por la Unesco, a causa de su edad y de la práctica de sanación de huesos con técnicas mapuche.

Finalmente, las víctimas fatales fueron identificados como Luis Viluñir Aguayo, María Vergara Vidal, Amalia Carinao Lincopan, Ana Colipi Pilquimán, Carmen Pilquiman Mariñan, Esterlina Marihuen, Segundo Huenupil Liguenpi, Rosa Ester Manquecura, Albertina del Carmen Liguenpi Huenupil y Aylen Wagnelen Huilita Liguenpi de 8 años.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo