Carla, hija de Marcela Aranda: "Hace tres años que no hablo con ella"

La joven trans de 19 años no ha hablado con su madre desde que tenía 16. La hija de la dirigenta que impulsó la gira del "Bus de la Libertad" dijo haberse sentido violentada por la cruzada de su madre.

Por Consuelo Rehbein

Carla González Aranda decidió hablar. Ante más de 20 periodistas y en un reducido espacio al interior del Movilh, la joven de 19 años contó su historia. Ella es hija de Marcela Aranda, una de las dirigentas que trajo al autodenominado "Bus de la Libertad" a Chile.

Identidad

Ella nació como un hombre y esta semana inició los trámites para cambiar su nombre y sexo legal bajo la asesoría de la reconocida organización de apoyo a la comunidad LGBTI. Hace dos años comenzó un proceso hormonal sin la autorización de su madre.

Carla aún se reconoce creyente, su familia biológica era evangélica y pese a que se sintió discriminada por su madre, la joven señaló "Yo creo que Dios ama a todos”.

Sin contacto con su madre
Aranda La joven durante la conferencia. / Agencia Uno

Durante 3 meses el Movilh ha estado asesorando y apoyando a Carla en este proceso. Mientras que hace ya 3 años que la joven no tiene contacto con su madre. Es decir, dejó de hablar con ella cuando sólo tenía 16 y era menor de edad.

Marcela Aranda, su madre, aún la trata de "hijo", como dejó de manifiesto en un comunicado publicado luego de que se informara que la hija de uno de los dirigentes de dicho bus revelaría su condición trans. No acepta que su hijo cambiará su nombre a Carla y que se siente, viste e identifica como mujer.

Ante cualquier duda, Carla fue clara en señalar que "el Movilh no me está usando, solamente quería hacerlo público para poder brindarle apoyo a todas las personas que están pasando por una situación parecida a esta, que se puede salir adelante sin importar las circunstancias".

Una vida difícil

La joven relató brevemente lo duro que ha sido par ella ser transexual en el hogar de una madre conservadora que incluso a llamado públicamente a no tolerar las opciones sexuales diferentes.

Ante la pregunta de "cómo fue su vida", Carla señaló a la prensa que "fue como para cualquier persona, normal, pero con las dificultades que tendría una persona como yo con una persona como ella (Marcela Aranda, su madre)".

El paso del "Bus de la libertad", rebautizado por el Movilh como "Bus del odio", también fue un capítulo negro para Carla. Recordemos que en sus paredes decía "Con mis hijos no se metan. Nicolás tiene derecho a un papá y a una mamá", aludiendo al texto del Movilh sobre la historia de una familia homoparental.

Carla aseguró que se sintió discriminada, pero que “es su postura, no estoy enemistada con ella. Se enteró hace un tiempo y reaccionó de manera peculiar”. Afortunadamente, la joven señaló que está bien y que cuenta con el apoyo de su nueva familia (su pareja, la familia de ella y amigos).

Un nuevo comienzo

Para Carla, Marcela Aranda pasó a ser simplemente familia biológica. Sobre la declaración de su madre, la joven dijo que "Si ella quiere mencionarme como ella quiera, es su problema. Pero a mí me hace sentir mal cómo se refiere a mí". Recordemos que Aranda se refirió a ella como "mi hijo".

Aranda Carla, junto a Rolando Jiménez. / Agencia Uno

Su llamado a los y las jóvenes que pasen pos su situación es a “que sientan confianza que no están solos, porque el proceso es súper complicado y difícil de llevar. Busquen apoyo, independiente de si es familia biológica, amigos u instituciones. Salir adelante, mantenerse firme en su postura”, dijo.

"Nos parece violento"

Por su parte, Rolando Jiménez quien la acompañó durante toda la conferencia recalcó que buscan poner sobre la mesa la necesidad de legislar sobre identidad de género: "hay niños que tienen rechazo de su familia, de su comunidad escolar y de sus barrios". Respecto a las declaraciones de Marcela Aranda, Jiménez señaló “nos parece violento” que “siga refiriéndose a su hija de manera masculina. Hacemos un llamado a las familias chilenas a pensar en la felicidad de sus hijos”.

En conversación con Publimetro, el dirigente del Movilh dijo que Carla no es ni el primer ni el último caso de "hijo o hija de"que llega a pedir apoyo al Movilh. "Y han buscado apoyo en nosotros personas de distintas ideologías y colores políticos. Aquí toda la comunidad tiene la puerta abierta. Lo que nosotros estamos planteando no es de ideología, se trata de derechos humanos", destacó el dirigente.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo