Habla la víctima de La Manada: "cerré los ojos, me sometí y rogué para que todo terminara rápido"

Luego de ratificar la denuncia contra sus agresores, la víctima relató las angustiosas horas del 7 de julio de 2016, cuando fue violada por cinco elementos en el marco de la Fiesta de San Fermín.

Por Fernando Peñalver

Una declaración coherente y serena, en la cual confirma la denuncia de violación colectiva  contra el denominado grupo "La Manada" el 7 de julio de 2016, realizó la víctima ante las autoridades españolas, según información obtenida por "Diario de noticias de Navarra".

En texto del interrogatorio, la joven de 18 años relata los momentos vividos antes, durante y posterior a la violencia sexual a la que fue sometida, con brutalidad y sin su consentimiento. La denunciante siempre negó sostener conversaciones de carácter sexual, o que le brindase confianza a sus agresores.

El rotativo ibérico señala que, una vez que la víctima quedó sola y perdida en una ciudad que no conocía, fue abordada por el grupo que, con el pretexto de hablar de fútbol y tatuajes, les acompañara en la Fiesta de San Fermín.

 

La joven accedió a acompañar a la banda "La Manada", que le prometió orientarla hasta el grupo con el cual ella había llegado a la ciudad, pero le dirigieron a un punto donde procedieron a violarla.

 

"Cuando me agarraron de la mandíbula, sentí miedo. Cerré los ojos, me sometí, quería que todo acabase rápido" expresó la denunciante.

Una vez que fue abandonada por los delincuentes, llegó a la avenida Roncesvalles, donde fue atendida por dos ciudadanos, quienes procedieron a llamar a la Policía. "La Policía me preguntó donde estaba el portal, me llevaron al hospital y, al ir a denunciar, me dijeron si quería hacerlo. Al no conocer Pamplona trataron de ayudarme a situarme para tener más datos del recorrido que hicimos, decirme los hoteles que había y a mí me sonaba el hotel Leyre", se puede leer en el informe difundido este martes.

En el interrogatorio, el fiscal le preguntó a la joven si sentía algún tipo de animadversión hacia esas personas, los integrantes de "La Manada". "Para nada, no les conocía de nada, no puede tener sentimiento alguno hacia ellos, ni bueno ni malo", aseguró.

Tras superar el shock y la violencia a la que fue sometida, la joven fue atendida médica y psicológicamente. Los violadores no utilizaron preservativos, con lo cual la expusieron a enfermedades como el sida.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo