45 mil independentistas catalanes se toman las calles de Bruselas para llamar la atención de la Unión Europea

El objetivo de las organizaciones independentistas convocantes es demostrar con esta manifestación que "Cataluña no es sólo un asunto interno de España, es un asunto europeo", manifestó uno de los dirigentes en la víspera

Por AFP
EMMANUEL DUNAND / AFP
45 mil independentistas catalanes se toman las calles de Bruselas para llamar la atención de la Unión Europea

Unas 45 mil personas se manifestaban este jueves en Bruselas para llamar la atención de la Unión Europea sobre la situación en Cataluña, cuya autonomía fue intervenida por el gobierno español tras una declaración unilateral de independencia impulsada por el ejecutivo regional.

Bajo una llovizna intermitente y con dos grados de temperatura, la manifestación empezó hacia las 12:00 hora local (11H00 GMT) su recorrido por el barrio europeo de Bruselas bajo el lema "Europe wake up! Democracy for Catalonia" (¡Despierta Europa!), dos semanas antes de las elecciones regionales anticipadas en Cataluña.

"Hemos venido para pedir a Europa que se despierte, que vean que en España no hay democracia, que no hay independencia judicial", indicó a la AFP Montserrat Mante, de 73 años, quien viajó a la capital belga junto a su marido y su nuera desde la ciudad catalana de Badalona.

Catalanes bruselas Emmanuel DUNAND / AFP

Desde la convocatoria el 1 de octubre en Cataluña de un referéndum de autodeterminación prohibido por la justicia española, la UE consideró siempre esta crisis política como un asunto interno de España y expresó su respeto a la legislación española y al gobierno central de Mariano Rajoy.

Preguntado por la manifestación, el vicepresidente de la Comisión Europea, Frans Timmermans, indicó que "todos los ciudadanos tienen el derecho a organizarse para expresar (…) un deseo político de cambio", si bien precisó que esto no puede implicar "ignorar la ley".

Marea amarilla

El objetivo de las organizaciones independentistas convocantes -Asamblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium Cultural- es demostrar con esta manifestación que "Cataluña no es sólo un asunto interno de España, es un asunto europeo", explicó la víspera el vicepresidente de Òmnium, Marcel Mauri.

Para ello, la marcha cruzó el barrio europeo con un recorrido de 2,5 kilómetros que bordea la sede de la Comisión Europea hasta terminar en la plaza Jean Rey, en las inmediaciones de la Eurocámara y del Consejo Europeo.

bruselas DIRK WAEM / BELGA / AFP

Los organizadores prevían entonces "más de 20 mil personas" en la manifestación. El conteo oficial de la policía de Bruselas hacia las 12:00 GMT era de "45 mil manifestantes", informó en su cuenta Twitter oficial.

Las banderas 'esteladas' independentistas se alzaban entre una muchedumbre con impermeables, gorros, bufandas y todo tipo de prendas amarillas, el color utilizado en Cataluña para reclamar la excarcelación de varios líderes independentistas: los presidentes de las organizaciones convocantes y dos miembros del gobierno regional destituido.

La presencia de catalanes es patente en la capital belga. El miércoles por la noche, decenas de independentistas con la bandera 'estelada' al cuello llenaban los bares y las calles alrededor de la turística Grand-Place de Bruselas, constató la AFP.

bruselas DIRK WAEM / BELGA / AFP

Antecedentes

La manifestación se produce a dos semanas de las elecciones regionales en las que las fuerzas independentistas se presentarán en listas separadas: Puigdemont (derecha) en la lista de 'Junts per Catalunya' y sus ex aliados de izquierda, ERC, en otra liderada por Oriol Junqueras, en prisión preventiva en España.

No podemos abandonar a nuestro presidente que está en el exilio aquí. Estamos aquí para continuar la lucha por la independencia y pedir la libertad de los presos políticos", dijo una manifestante en referencia a los líderes independentistas presos en España

Después que el parlamento regional proclamara unilateralmente la independencia de Cataluña, Madrid tomó bajo su tutela la autonomía catalana, cesó al ejecutivo catalán y convocó los comicios regionales, mientras la justicia española abría casos por rebelión contra los líderes secesionistas

El presidente catalán cesado, Carles Puigdemont, que se marchó a Bélgica a finales de octubre junto a cuatro miembros de su ejecutivo, llegó media hora antes del inicio de la marcha y fue recibido entre aplausos al grito "Puigdemont, nuestro presidente".

"No podemos abandonar a nuestro presidente que está en el exilio aquí. Estamos aquí para continuar la lucha por la independencia y pedir la libertad de los presos políticos", dijo a la AFP Antoni Llenas, de 59 años, en referencia a los líderes independentistas presos en España.

 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo