Esteban Paredes en profundidad: "Ojalá traigan los refuerzos que pidió Guede para pelear la Libertadores"

El capitán de Colo Colo se confesó con El Gráfico Chile. Agradeció el apoyo que le ha brindado el presidente Aníbal Mosa, valoró el trabajo de Pablo Guede y aseguró que el gran objetivo para el 2018 es pelear el torneo internacional.

Por Pedro Marín Roldán

Cuando Esteban Paredes decida dar por finalizada su carrera, entrará de manera inmediata a la galería de ídolos de Colo Colo. Si bien, el delantero ya lo es, su recuerdo estará siempre por sus grandes campañas en el Cacique, por su entrega y por su sencillez. Es más, antes de atender a El Gráfico Chile en la cancha principal del estadio Monumental, el Tanque le cumplió el sueño a un hincha con movilidad reducida y lo sorprendió regalándole la camiseta conmemorativa por la obtención de la estrella 32, se tomó fotografías, conversó por más de 15 minutos con el pequeño y luego lo dejó que disfrutara en el césped del recinto deportivo.

Tras ello, el zurdo de 37 años y goleador del año 2017 del fútbol chileno, realizó un balance  del semestre de los albos, donde conquistó la estrella 32, confesó los momentos más complicados que vivieron, elogió el apoyo que les ha brindado el presidente de Blanco y Negro, Aníbal Mosa, valoró el trabajo del entrenador Pablo Guede, en especial de promover juveniles al primer equipo, y trazó las metas para el 2018, donde el gran objetivo es la Copa Libertadores, torneo donde hace 10 años, no superan la fase grupal.

A comienzos del semestre también tuvimos la opción de conversar y dijiste que no habían excusas para no ser campeón… Es decir, cumpliste la palabra.

El semestre fue muy duro, ya que pasaron muchas cosas, también se habló de muchas situaciones que no fueron y tuvimos semanas muy complicadas, como la semana en La Serena (goleada en contra por 4-1 en la Copa Chile). También dije que no teníamos excusas para no salir campeón por el plantel que se había armado, y las expectativas que se había generado. La verdad es que cumplimos lo que dijimos, la meta que nos propusimos que era ser campeón. Más allá de la eliminación de Copa Chile u otros partidos donde no encontrábamos el equilibrio y madurez necesaria para cerrar los resultados, fuimos de a poco adquiriendo esa personalidad, esa competitividad entre nosotros, una competencia sana donde le doy las gracias a los más chicos, ya que nos hicieron trabajar mucho a los más grandes y se agradece eso y se hizo un plantel y un equipo como una familia, que se cerró con la estrella 32 que era tan esquiva en su momento.

¿El duro revés en el primer partido de Copa Chile y renuncia de Pablo Guede, fue uno de los golpes duros que vivieron en el semestre?

La verdad es que fue un golpe duro y en su momento fue complicado porque no hicimos nada de lo que hicimos en la pretemporada. Él estaba muy extrañado porque se trabajó durante tres semanas para preparar un partido que era importante para nosotros y para la gente, porque así se iban a entusiasmar y creer en nosotros y llega el día del partido, perdimos 4-1 y Pablo (Guede) se extraña, porque no hicimos nada de lo que habíamos trabajado y eso le dolió. Entramos al camarín juntos y nos da el aviso que iba a renunciar. Fue en ese momento donde los más grandes dijimos que no, que no se tenía que ir, porque no es un mal tipo, no es un mal entrenador, no es malo para trabajar, al contrario, es una gran persona, muy bueno para trabajar y le dijimos que no se podía ir, que teníamos que cumplir un ciclo y gracias a Dios lo pudimos convencer. Después de eso, fue otra cosa con altos y bajos, donde tras la eliminación con Iberia nos propusimos levantar la copa.

Esteban Paredes lleva al indio en el pecho / imagen: Ricardo Ramírez-El Gráfico Chile Esteban Paredes lleva al indio en el pecho / imagen: Ricardo Ramírez-El Gráfico Chile

¿Cuál fue el momento más complicado que vivieron en el semestre?

Para mí fueron tres: el de La Serena y el que más marcó fue la eliminación en la Copa Chile a manos de Iberia. Esos dos fueron los que más marcaron al plantel. Tampoco puedo dejar afuera lo que vivimos en Temuco, donde nos expulsan a todos (a él, Matías Zaldivia, Guede, Octavio Manera, y Gustavo Grondona), porque no iba a estar nadie del cuerpo técnico en la banca y eso fue complicado, ya que no es normal que expulsen a todos, pero superamos eso, ahora disfrutamos y como dijo el Mago ‘fuimos campeones le duela a quien le duela’ y estamos felices.

Ganaron el Superclásico de manera categórica, luego quedan eliminados a manos de Iberia en Copa Chile y empatan con Deportes Iquique, tras lo que quedaron a siete puntos del líder Unión Española. ¿Qué juramento se hicieron en ese momento para revertir la situación?

Tuvimos un cambio de mentalidad y nos dimos cuenta que no cerrábamos los partidos. No le podemos quitar el mérito a los otros equipos porque todos sabemos que jugar ante Colo Colo es otra cosa, pero nos hicimos el juramento de ir partido a partido, porque no sacábamos nada con decir que seríamos campeones, preferimos ir paso a paso para lograr el objetivo y en eso nos ayudaron todos, porque salía uno y el que entraba lo hacía igual o mejor y eso habla de un plantel competitivo, de un equipo que quería ser campeón y la verdad es que fuimos justos campeones. Fuimos el equipo que obtuvo más puntaje en los dos campeonatos y cuando uno escucha comentarios o cosas que no son ciertas, a uno le da rabia o decir cosas, pero nosotros mantuvimos la humildad para lograr el objetivo.

¿Les dolió o molestó como plantel que no se reconociera el buen juego de Colo Colo durante el semestre?

Yo me pregunto, ¿qué más pruebas quieren? Le ganamos a todos los que estaban peleando el campeonato y no le ganamos 1-0, sino que le pasamos por encima. La verdad que cuando se escuchan estos comentarios a uno le da rabia y genera un poco de duda, porque no sé si eran para desconcentrarnos del objetivo que nosotros teníamos, pero siempre el plantel y cuerpo técnico estuvo concentrado. Lo mismo que Aníbal Mosa, persona a la que no me canso de alabarlo, porque al él el plantel lo quiere mucho, porque siempre está con nosotros y nos apoya. Le pedimos un chárter para la familia para el viaje a Concepción y no tuvo problemas, canceló todo él.

¿Cuánto ayuda tener a un presidente que es apegado al plantel y se preocupa de ustedes?

Ayuda mucho porque nos da tranquilidad. A él también le creen muy pocas personas, pero de a poco se ha ido ganando el cariño, tal como lo hizo Pablo (Guede), quien en su momento fue muy criticado donde los primeros meses lo querían sacar y se ganó la gente en base de juego y resultados. Lo mismo pasó con don Aníbal y ayuda bastante que esté en el día a día con nosotros.

En algunos partidos faltó Jaime Valdés, Jorge Valdivia, tú te perdiste dos. ¿Cuánto ayudó tener un plantel numeroso y competitivo para suplir las ausencias que tuvieron?

Ayudó mucho y la clave para obtener el título fue tener un plantel comprometido y lo puedo decir que no sólo el plantel, sino que todos los que trabajan en el Monumental. La gente de la cocina, utilería, aseo, etc. Nos hicieron sentir muy importantes para vivir el día a día mejor y eso se agradece mucho. Y lo otro, que el equipo estuvo muy mentalizado, comprometido en lo que tenía que hacer y la verdad es que me saco el sombrero por todo, porque en cada charla les decía que íbamos a necesitar de todos y conseguimos el logro.

Esteban Paredes atendió a El Gráfico Chile en medio de sus vacaciones / imagen: Ricardo Ramírez-El Gráfico Chile Esteban Paredes atendió a El Gráfico Chile en medio de sus vacaciones / imagen: Ricardo Ramírez-El Gráfico Chile

¿Se les pasó por la cabeza vivir un deja vú del primer semestre, por las coincidencias que se dieron en la definición del torneo de Transición con las del Clausura?

La verdad que no, porque íbamos ganando 3-1 y estaba tranquilo el partido, pero no sé si nosotros nos metimos atrás o Curicó nos metió atrás, pero estoy seguro que si seguíamos atacando de la misma manera les podríamos hacer un gol más, pero Pablo me dijo que no se le pasó por la cabeza perder puntos, porque veía un equipo maduro, que ya no pasaba por esas cosas, que pasó el semestre pasado.

Como delantero,  ¿qué se siente contar con Jorge Valdivia y Jaime Valdés como los creadores del equipo?

La verdad es que siempre he dicho que el Mago es uno de los mejores jugadores que he visto jugar. Para nosotros es un agrado tenerlo y para uno como delantero es fenomenal. Te marca un pase, te busca siempre para habilitarte, no sólo a mi, sino que a todos los compañeros y tenerlo es un agrado para todo el plantel y toda la gente. Jaime (Valdés) es una extraordinaria persona y como jugador también y nosotros somos como una familia donde todos nos protegemos, ya que si uno se quiere salir, lo volvemos a reencantar para que vuelva.

¿Es la Copa Libertadores el gran desafío para el 2018?

Claramente es el mayor desafío, ya sea porque nosotros lo queremos, la gente está entusiasmada y la verdad es que vamos a trabajar muy duro para eso. Vamos a trabajar para darle una alegría a la gente, para nosotros también, porque hemos sufrido mucho las eliminaciones anteriores, donde quedamos afuera con nueve puntos las dos veces y por diferencia de goles. Ahora queremos tratar de clasificar antes, de ganar el grupo y después puede pasar cualquier cosa.

¿Llegan más maduros para esta Copa Libertadores?

Sí, el equipo está más aceitado, terminó jugando de una manera extraordinaria. Yo sé que la Copa Libertadores es muy diferente, es muy competitiva, son otros los equipos que juegan y la puede ganar cualquiera. Este año la ganó Gremio, la anterior River, que clasificó con siete puntos a octavos, o sea, hay que pasar el grupo que es lo más difícil y después puede pasar cualquier cosa y para eso tenemos que prepararnos bien y ojalá a Pablo (Guede) le traigan los refuerzos que pidió para pelear la Copa Libertadores.

¿Cuánto ayuda tener un plantel numeroso para afrontar las dos competencias, porque tampoco se puede dejar de lado el torneo nacional?

Así es, pero los muchachos están capacitados para jugar cualquier partido, te pongo un ejemplo. El otro día el (Benjamín) Topo Berríos entró en el segundo tiempo con una claridad, con el partido que era, con mucha presión, porque nos estábamos jugando una final, una copa y entró muy bien. Uno ante eso, se saca el sombrero porque son chicos que quieren. (Nicolás) Orellana, Iván (Morales), (Carlos) Villanueva, (Ricardo) Álvarez, Jorge Araya, son chicos que están capacitados para jugar un partido del torneo nacional o Copa Libertadores y creo que tenemos un plantel numeroso para pelear ambos frentes.

Viene el torneo largo el 2018…. ¿Es obligación ser campeón?

Lógico, Colo Colo siempre tiene que ser campeón y nosotros vamos a pelear todas las copas que disputemos y queremos ser ganar todo.

Eres un los jugadores más experimentados del plantel. ¿Cuánto ayuda contar con los jóvenes en el equipo?

Hace mucho que un técnico no le daba tanto tiraje a las juveniles y eso me pone contento. Yo siempre le digo a Iván (Morales) que tiene que ser el nuevo Paredes. Le converso mucho, tiene condiciones, es un gran muchacho y esperemos que vaya madurando de a poco porque es un niño todavía y estamos muy contentos y felices por Pablo, ya que fue el gran gestor para que los muchachos subieran y jugaran bien. Estamos todos felices.

Suena Matías Fernández y Lucas Barrios como refuerzos. ¿Qué te parecen esos dos jugadores?

Matías fue el mejor el 2006, tiene una capacidad enorme. Hablan también de Lucas, que es un gran jugador, gran persona. A ambos los conozco y si vienen, sería extraordinario, ya que volverían a su casa y esperar estas noticias cuando volvamos de vacaciones.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo