Botillero que levantó la imagen de Pinochet en la celebración de Piñera: "A veces me gritan el pinochetista cu..."

Se trata de Joaquín Medel, dueño de un local de Zapadores en Recoleta. Se declara de derecha y afirma que la UDI lo decepcionó. El día de la celebración nadie le reprochó haber levantado el busto del general. Esta es su historia.

Por Jaime Liencura

En Zapadores 501 hay una botillería llamada JM. Su dueño es Joaquín Medel, el mismo que levantó un busto de Augusto Pinochet en la celebración del triunfo de Sebastián Piñera en las presidenciales del domingo pasado. Al lado de su local hay un almacén y una cuadra más allá, una panadería. En ese contexto reconoce que no vende barato pero tampoco caro. Es un barrio con aspecto similar al de otros de la comuna de Recoleta. Ahí, entre rejas atiende el protagonista de la foto, que tiene la imagen en un aparador bien alto de su local.

Sabe que es conocido por los vecinos porque lleva 20 años ahí. "La gente me respeta. Los de izquierda viejos me respetan. Los jóvenes a veces me gritan cosas pero porque son ignorantes. Me gritan 'el pinochetista cu…' o 'el facho'. Me gritan desde los autos, pero nunca me lo dicen en la cara. A veces me dicen cosas y yo les respondo que compren en otro lado, aquí mando yo", relata a Publimetro.

Antes de ser locatario trabajaba en la calle.  Un día viernes le ofrecieron la botillería y él la compró al martes siguiente. Desde ahí no se movió más. Por eso conoce a su clientela al detalle. Justo cuando el termómetro marca 30º C, pasadas las 15:00, llega una persona a comprar una cerveza Dorada de litro. Quien atiende al parroquiano es uno de sus hijos y a modo de broma, el cliente le pregunta. "¿Está el Joaquín?". Luego se dirige a él diciéndole "Ah, yo pensé que no estabai, ya iba a empezar a hablar mal de voh". Sabe que el dueño está gozando de una fama efímera.

Pinochet dictador

 

Pinochet es su guardián Sylvio García / Publimetro

Joaquín está consciente que apareció en todos los canales de televisión y en varios periódicos del mundo. Pero indica que ya conoce lo que es estar en la palestra pues en 2010 hizo lo mismo. "Tuvo más repercusión en el extranjero esa vez".

Afirma que sabe que en el resto del mundo la imagen de Pinochet es mala. "Lo tengo totalmente claro. Es la mentira del comunismo", se defiende. Agrega que "la gente es muy ignorante, los estudiantes no se informan, también son ignorantes".

Más enfático apunta que "los dirigentes del Frente Amplio y los comunistas, que tienen casi todos los centros de alumnos tomados, les mienten a los jóvenes. Pero a estos últimos no les cuesta nada tomar el celular para averiguar qué pasó.  Yo los invito a que les pregunten a los dirigentes del Frente Amplio o a los comunistas: nómbrame un país donde tus ideas hayan levantado un país. En ninguno han triunfado, siempre los dejan en el hoyo. El ejemplo más cercano es Venezuela", sostiene

Aún así  aclara que el período de Pinochet "por supuesto fue una dictadura. Sí, hubo violación a los Derechos Humanos, hubo muertes. Las dictaduras son así, los grandes cambios se hacen en dictadura. Ahí tienes la revolución Bolchevique: miles de muerto. Pero los cabros no saben eso", recalca.

Lo reprochó sólo una persona

Cerca de su botillería está El Salto, histórico lugar de manifestaciones izquierdistas. Muchos miembros del Frente Patriótico Manuel Rodríguez se movían por esas zonas. Aún así señala que en el barrio es respetado porque siempre ha sido de pinochetista y "soy consecuente". Tiene un tatuaje en su brazo derecho con una bandera de Chile y el símbolo de la UDI.  Con el tiempo le dejó de gustar porque el partido lo decepcionó. "Me aburrieron los empresarios, porque ellos se metieron en la política". Por eso votó por José Antonio Kast en primera vuelta.

El pasado domingo cerró su local por la Ley Seca. Pero trabajó todo el día. Llevó gente a sufragar por el abanderado de Chile Vamos. Movilizó a gente que, según él,  en primera vuelta ni salió de casa. Fue apoderado de mesa para velar que cada papeleta se contara bien. Tras eso fue a Plaza Italia.

Al llegar allá vio a una masa y comenzó a levantar el busto sin problemas. Solo dos personas lo criticaron. “Una de ellas estaba muy agresiva. Me dijo que no votó por Piñera y después se fue”. Recuerda que después de eso siguieron con los cantos de “Chile se salvó”. Él se regresó a casa sin saber que al día siguiente sería protagonista de una de las imágenes más comentadas de las elecciones.

 

Revisa el video:

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo