Hogar de Cristo se renueva: Pasarán de ser una fundación a ser una "gran y única causa"

Así lo resumió el capellán Pablo Walker. El objetivo de esta transformación no es estética, sino ética y épica. A partir de este 14 de diciembre, cambiarán incluso su tradicional logo por otro más colorido.

Por Consuelo Rehbein

En mayo de 2017, Hogar de Cristo figuró en el top ten de las empresas chilenas creíbles, de acuerdo a un estudio de Cadem. Este 14 dediciembre, la causa fundada por el padre Alberto Hurtado en 1944, realizó un colorido cambio de imagen, que implica una renovación de su logo. Pero el cambio va más allá.

logo Este es el nuevo logo de la institución. / Hogar de Cristo

El sacerdote jesuita Pablo Walker, capellán de la institución, explica así esta transformación: “El padre Hurtado creó el Hogar de Cristo para dar techo, alimento, educación, oportunidades a los más pobres entre los pobres. Hoy la necesidad es la misma, pero amplificada por problemas nuevos, propios de nuestro tiempo. Nuestra puesta al día, de la cual el logo es apenas un signo, busca comunicar el Hogar de Cristo que hoy somos, un gran y único Hogar de Cristo, que se renueva con pasión y alegría por una causa común: el reconocimiento de la dignidad de los más pobres".

Convocarlos a todos

"Hoy redescubrimos el sentido dignificador de honrar los derechos humanos: no hacemos una obra de caridad cuando no hemos hecho aún las tareas de la justicia, reparando los derechos de quienes viven en exclusión y marginalidad. Tampoco honramos esos derechos si no convocamos a todos", añadió el capellán.

Ese es el objetivo de fondo, del cual el nuevo logo es sólo un símbolo, que viene a modificar el antiguo. Fue en agosto de 1977 que el logo de la causa del Padre Hurtado apareció por primera vez. Nacía para conmemorar los 25 años del fallecimiento del santo chileno.

Renovación de un símbolo

Pablo Walker hace notar: “Es un símbolo que nos representó mucho tiempo, al que le tenemos un enorme cariño y gratitud, pero que hemos resuelto aggiornar, usando el verbo con que los papas Juan XXIII y Paulo VI inauguraron el Concilio Vaticano II que marcó una puesta al día de la Iglesia a comienzos de los años 60″.

"Guardando todas las proporciones, de eso se trata nuestra puesta al día. Lo que buscamos es comunicar el Hogar de Cristo que hoy somos, un gran y único Hogar de Cristo. Estamos pasando de ser una fundación o una suma de fundaciones a ser una gran y única causa”, añadió.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo