Lo que deja atrás Rafael Garay al volver a prisión

Pasó nueve días con arresto domiciliario hasta que este miércoles la Corte de Apelaciones declaró que debería volver al anexo Capitán Yaber. Esto fue lo que vivió durante los días que estuvo en casa de su pareja.

Por Jaime Liencura

Fueron 9 días los que estuvo Rafael Garay en arresto domiciliario en un edificio ubicado en Lord Cochrane 635 en Santiago Centro. El pasado 11 de diciembre consiguió que le rebajaran la prisión preventiva, pero este miércoles la Corte de Apelaciones revirtió la medida. El ingeniero comercial acusado de estafa deberá dejar la casa de la que no se movió jamás, ni siquiera para comprar el pan ni para visitar la lavandería.

Eso es, al menos, lo que comenta a Publimetro su abogado Daniel Celis. "El arresto domiciliario estaba orientado a Lord Cochran 635, no era una prohibición de salir del departamento. Podría haber ido a la lavandería, a la piscina o a los espacios comunes, que es lo que ocurre cuando se decreta arresto domiciliario en un edificio. Pero él nunca lo hizo, prefirió no hacerlo".

El edificio tiene 33 pisos para dos torres. Ambas comparten la piscina en la última plana. También hay un espacio común con wifi y la lavandería está en el piso 2. Según su defensa, Garay no visitó ninguno de estos lugares. "Lo hizo por un cuidado que el mismo se autoimpuso, pues sabe que su caso es muy mediático. Él decidió no salir", aclara el profesional.

Adiós trabajo

Al llegar a casa de su pareja, Garay recibió una oferta de trabajo relacionada con una asesoría. Podía hacer el trabajo en casa. Afuera tenía que haber un oficial de Carabineros de punto fijo. Así lo ordenó el Tercer Juzgado de Garantía.

El nuevo escenario no lo permitirá. "No puede tener ningún aparato electrónico por reglamento de Gendarmería”, precisa el abogado.

Riesgo de fuga

Para Celis, su defendido "ha cambiado". Según él, la persona que está siendo investigada por estafas a 36 personas que se empinan por los $1.800 millones, la que mintió sobre un cáncer, la que pidió asilo en Rumania para evitar a la Justicia chilena, es totalmente distinta al Garay de estos días.

"Él está cambiado. Estuvo disfrutando de su familia, cuidando a su hijo. Recibió muchos amigos, muchas visitas. Hay mucha gente que está pendiente de él", indica el abogado y aclara que no existe, a su juicio, riesgo de fuga.

Distinta es la visión del Ministerio Público y el fiscal a cargo, José Morales, se encargó de declararlo el pasado 11 de diciembre. Indicó que el peligro es "evidente y permanente" y al mismo tiempo se refirió a las platas que aún no han sido devueltas.

Cuenta que el dinero entregado "no supera los $150 mil por cada víctima, que han sido estafadas algunos casos en más de $100 a $120 millones de pesos", detalló.

Futuro

Sería este miércoles cuando Garay debería dejar su domicilio para ir al tribunal y, luego, al anexo Capitán Yaber. Celis aclara que no intentarán revertir esta decisión porque no pueden.

"Si se modifica algún antecedente o se presenta uno nuevo, eventualmente podríamos iniciar un nuevo proceso, esperamos, en un tiempo no muy alejado". Pero si ello no ocurre ya hay plan B.

"Tenemos que esperar que la Fiscalía realice la acusación, ver si aceptan el proceso abreviado o eligen un juicio oral", sentencia.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo