Quintero: desalmados asesinaron a tatita de 66 años y para esconder huellas del crimen lo dejaron en la tina de su casa

Según las tesis que investiga la Brigada de Homicidios de la PDI, no se descartaría el robo como móvil del homicidio. Los artículos robados eran electrodomésticos recién comprados.

Por Jaime Liencura

Máximo Casas Navarro vivía en Loncura, Quintero. Tenía 66 años, edad suficiente para jubilarse, pero aún así seguía trabajando. Como este jueves no se presentó a trabajar, su jefa, preocupada, llamó a Daniela Casas, su hija, para saber qué sucedía. Con preocupación, la muchacha fue hasta la casa de su padre y ahí fue dónde se encontró con la horrenda escena: estaba muerto en la tina.

“Su hija llegó a visitarlo porque la empleadora de su padre se puso en contacto con ella toda vez que don Máximo Casas no se había presentado a trabajar”, indicó a La Estrella de Valparaíso la fiscal a cargo del caso, Lidia Aspee.

Acción de terceros

Pero eso no todo lo terrible del caso. Cuando llegó la PDI el hombre tenía signos de haber sido violentado por terceros, por lo que todo indica que aquellos que lo asesinaron querían también ocultar evidencias.

Según indicó al medio local el subcomisario de la Brigada de Homicidio, Rodrigo Gallardo, el cuerpo tenía “diversas heridas contusas en la cabeza además de una herida cortopunzante en la región lumbar”.

Tesis del robo

Sobre los responsables no se conoce mucho. No obstante se están pereciendo imágenes de las cámaras de seguridad de locales comerciales cercanas al domicilio de la víctima.

“Posiblemente podría haber estado compartiendo con algunas amistades en una pequeña fiesta. La hija de don Máximo denuncia el robo de especies en el lugar, específicamente unos electrodomésticos que su padre habría comprado recientemente”, indicó la fiscal Aspee.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo