Riesgo de aluviones en la cordillera de la Región Metropolitana mantiene en estado de alerta a Aguas Andinas

El fenómeno meteorológico podría darse a causa de lluvias con isoterma cero alta. Esto podría derivar en un fenómeno que impacte en la turbiedad del agua que llega a las plantas.

Por Jaime Liencura

En alerta. Así se encuentra este lunes Aguas Andinas, luego que la Dirección Meteorológica de Chile anunciara que se registrarían precipitaciones "normales a moderadas en al cordillera", todo desde el tramo sur de la Región de Atacama hasta la Región Metropolitana. ¿El problema? La isoterma cero se mantendrá alta y eso podría generar lluvias en la zona alta, con riesgo de aluvión.

Como es sabido, un escenario como ese podría impactar en la turbiedad del agua y es por eso que la compañía se encuentra en estado de Alerta Temprana Preventiva, para monitorear lo que ocurra arriba en la cordillera.

Calma pese a todo

El pronóstico de la Dirección Meteorológica de Chile indicaba que el escenario se daría desde el domingo hasta el lunes. Agregan que "no se descarta la ocurrencia de tormentas eléctricas" para este lunes en la Región de Valparaíso y la Metropolitana.

Aún así desde Aguas Andinas indicaron que "la situación en estos momentos se mantiene absolutamente normal en cuanto al abastecimiento de agua potable a los clientes y cualquier cambio en la condición será informado oportunamente a través de la página web de la empresa, su cuenta en Twitter @aguas_andinas y los medios de comunicación".

En cualquier caso, la compañía aseguró que se actualizará la información a las 17:30 de este lunes.

¿Qué es la isoterma cero?

La isoterma cero es una especie de “línea” en la que se dividen las precipitaciones: bajo esa línea, la lluvia es en forma de agua y sobre ese margen, es nieve.

Cuando la isoterma cero es baja, cae nieve desde más abajo en las montañas. No obstante, mientras más alta sea la isoterma cero, más posibilidades existen que caiga agua en las zonas donde generalmente cae nieve.

Lo peligroso de ello es que cuando lluvia en sectores donde habitualmente hay nieve es que se produzcan aludes y aluviones. El primero implica movimientos de nieve y el segundo, de barro. Este último podría generar turbiedad en las aguas que llegan a las plantas de tratamiento y por eso Aguas Andinas debe estar monitoreando constantemente lo que ocurra durante esta jornada en la cordillera.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo