El perdón de Francisco es opacado por Barros

En su primer discurso en Chile el Papa se hizo cargo de los abusos sexuales de la iglesia pero la presencia del obispo de Osorno en los actos públicos generó críticas y protestas.

Por Felipe Betancour

El Palacio de La Moneda fue el escenario elegido ayer por el Papa Francisco para entregar sus declaraciones más directas en relación con los abusos sexuales cometidos por religiosos. El pontífice pidió perdón y reconoció sentir "vergüenza" por estos hechos, "que nos empeñamos en que no se vuelvan a repetir", enfatizó.

El Papa inició las actividades de la segunda jornada acompañado por Michelle Bachelet en la Plaza de la Ciudadanía. Ahí escucharon el himno nacional para luego ingresar a La Moneda donde ambos dieron un discurso desde el Patio de Los Naranjos frente a ministros y el electo presidente, Sebastián Piñera.

En su intervención, Francisco se hizo cargo de las críticas que ha recibido la iglesia chilena por los múltiples casos de abusos sexuales a menores de edad. “No puedo dejar de manifestar el dolor y la vergüenza, la vergüenza que siento por el daño irreparables causados por ministros de la iglesia”, señaló entre los aplausos de los asistentes.

“Es justo pedir perdón y apoyar con todas las fuerzas a las víctimas al mismo tiempo que nos empeñamos en que no se vuevan a repetir”, agregó.

Barros: "El Papa fue afectuoso conmigo"

Hasta ese momento el gesto parecía una muestra de empatía con aquellos que quedaron marcados para toda su vida por los abusos. No obstante, la aparición del obispo de Osorno, Juan Barros, en la misa del Parque O'Higgins generaría rechazos y más protestas.

El cura Felipe Berríos acusó que el obispo representa lo peor de la institucionalidad eclesiástica. “Karadima representa la iglesia del clasismo, de la prepotencia y de los abusos de poder y abusos sexuales, y el fue su secretario y estuvo muy cerca por muchos años, y por eso ha provocado en la gente esa división en Osorno”.

Juan Carlos Cruz, una de las víctima de Karadima, aseguró a través de twitter su malestar por las palabras “vacías” del pontífice. “El papa pide perdón por abusos. Otro buen titular que saca aplauso y ahí se queda. Otro titular barato. Basta de perdones y más acciones. Los obispos encubridores ahí siguen. Palabras vacías. Dolor y vergüenza es lo que sienten las víctimas”, señaló en la red social.

El titular de la diócesis fue captado en varias ocasiones por la transmisión oficial en conjunto con sus pares de regiones. Una vez finalizado la liturgia fue abordado por los periodistas a los que declaró que las acusaciones son mentiras. "Se han dicho muchas mentiras respecto de lo mío. La verdad es muy importante y la verdad es lo que tiene que primar"

Además agregó que el Papa fue “muy afectuoso” con él durante la visita realizada al Vaticano en febrero del 2017. Consultado por la carta emitida por Francisco en que demuestra la preocupación por su nombramiento, Barros aseguró que “no tenía idea” de la existencia de la misiva.

La aparición de Barros no quedó ahí ya que también se hizo presente en el encuentro realizado en la Catedral de Santiago y posteriormente en la reunión de Francisco con los obispos.

Mientras el Papa le hablaba los obispos sobre los desafíos de guiar al pueblo de Dios, en las afueras del templo manifestantes protestaban contra el mencionado sacerdote. Las pancartas llevaban la leyenda “ni zurdos ni tontos, Osorno sufre”, en relación a las palabras que tuvo Francisco tiempo atrás sobre la comunidad de esa ciudad.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo