Machi Linconao iba a entregarle una carta al Papa pero le prohibieron el acceso: "Necesito que interceda en el juicio"

La mujer de origen mapuche, acusada de participar en el atentado que le quitó la vida al matrimonio Luchsinger Mackay, apeló a su condición de autoridad espiritual para hablar con el Sumo Pontífice.

Por Jaime Liencura

La machi Francisco Linconao no pudo entregarle una carta que tenía preparada para el Papa Francisco, quien ofició una misa en la zona de Manquehue, en la Región de La Araucanía. La mujer mapuche, investigada por su presunta participación en la muerte del matrimonio Luchsinger Mackay, llegó hasta el lugar con el objetivo de acercarse al Sumo Pontífice para reclamar por un juicio que, según ella, le parece injusto.

"Necesito que interceda en el juicio", declaró Linconao luego que le prohibieran el acceso a la zona por donde se movería Francisco para abordar que lo llevaría rumbo a su siguiente actividad: una reunión privada en la casa Madre de la Santa Cruz.

"Soy machi, autoridad espiritual igual que él", arremetió otra vez Linconao exigiendo así que el Papa pudiera, al menos, escucharla.

No se dio por vencida

Luego que el Papa se fuera del lugar, la machi se quedó con la esperanza de que Francisco pueda conocer su caso y, eventualmente, interceder en él. Ello pues se ha declarado en múltiples oportunidades como inocente y asegura que el juicio en su contra se da, más que nada, por su origen mapuche.

"Nosotros como pueblo mapuche queremos que se resuelva el tema de La Araucanía, los latifundistas hacen todo con plata", declaró Linconao.

"Soy una persona inocente por eso toda la vida he dado la cara", reiteró la mujer.

Cabe destacar que este lunes Linconao quedó con arresto domiciliario nocturno y deberá respetar esa medida hasta que finalice el nuevo juicio, establecido para el próximo 26 de febrero. En esa oportunidad ella y otros 10 imputados deberán enfrentar los cargos del Ministerio Público, que los acusan de participar en el atentado incendiario que le quitó la vida a Werner Luchsinger y Viviana Mackay en enero de 2013.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo