93 especies de medusas viven en las costas chilenas: ¿Sabes qué hacer si una de ellas te quema?

Su sola presencia en las costas, pone en alerta a las autoridades marítimas, por los estragos que puede causar a la salud de las personas. Se trata de las medusas, que siempre generan inquietud entre los bañistas por las eventuales reacciones alérgicas.

Por Consuelo Rehbein

 

Sólo se han reportado algunos casos en playas de Viña del Mar, pero su sola presencia asusta. Hace un tiempo, el investigador de la Universidad Católica de Valparaíso y doctor en Oceanografía Biológica, Sergio Palma, fue el encargado de realizar el primer censo en las costas chilenas. En este estudio, publicado en la revista Zootaxa, se determinó que en nuestras costas existen 93 especies de medusas.

¿Cómo son las medusas?

medusa Medusa rosada. / Captura

Las medusas son animales marinos, con un cuerpo casi transparente. Su 98% del cuerpo es agua y son organismos gelatinosos que forman parte de un grupo llamado cnidarios. En sus tentáculos tienen unos filamentos (equivalentes a un aguijón) que inyectan el veneno en caso de entrar en contacto con ellas.

Existen más de 10 mil tipos de medusas en el mundo, el 10% de ellas son tóxicas para los humanos. La más conocida en nuestro país por la gravedad de los casos reportados, es la Fragata Portuguesa.  Pero las más comunes son: Chrysaora plocamia y Anthothöe chilensis. Estas aumentan su población en la época de verano, por el incremento de la temperatura de las aguas.

Los riesgos de sus picaduras 

Algunas picaduras de estas medusas pueden ocasionar desde el enrojecimiento de la piel hasta otros efectos sistémicos, dependiendo de la especie, cantidad de veneno inoculado y la susceptibilidad de la persona afectada.

La sintomatología más frecuente es enrojecimiento y sensación de quemadura en la piel, además de un dolor parecido a la picadura de una abeja.

“La medusa lo que está liberando es una sustancia tóxica que genera un edema en la piel además de pequeñas vesículas y posible descamación y pústulas (material purulento). En general pueden producirse otras molestias anexas como: náuseas, vómitos y calambres, pero en el caso de personas alérgicas la situación es mucho más delicada y se puede experimentar un shock anafiláctico, que es una reacción exagerada de nuestro organismo y sistema inmune a un alérgeno”, explicó Valeska González Cid, académica de la Facultad de Enfermería de la U. San Sebastián.

La enfermera aclara que “no siempre se da la posibilidad de un shock anafiláctico, porque depende del tipo de medusa, cuánto tiempo estuve expuesto a la sustancia tóxica liberada por la medusa y si soy alérgico o no a ese veneno”. En estos casos “se cierran las vías respiratorias y de inmediato a la persona se le debe administrar un antihistamínico y corticoide para eliminar esta reacción de nuestro organismo”.

Tratamiento

Cid señaló a Publimetro que lo primero que hay que hacer es lavar con suero fisiológico la zona afectada y quitar los restos del filamento (o aguijón) de la medusa que quedaron en la piel, ojalá con guantes.

La docente de la USS señaló que “en ningún caso se debe usar amoniaco o vinagre en la herida provocada por la medusa, porque puede ocasionar más irritación y eventualmente generar una infección”. Tampoco es conveniente lavar con agua caliente o usar cremas o lociones sobre la superficie afectada. "Es necesario trasladar a la persona a un centro asistencial, para prevenir una reacción alérgica mayor y suministrarle un antídoto o tratamiento respectivo", añadió.

¿Cómo actuar en el momento?

La enfermera recalca que no es conveniente esperar a que se produzcan  los síntomas más graves como mareos, dificultades respiratorias, náuseas o vómitos. El afectado tiene que recibir atención médica para prevenir un shock anafiláctico, que en casos más extremos puede llevar a un paro cardiorrespiratorio. No obstante, la docente aclara que este tipo de reacciones alérgicas severas no se da en todas las personas que entran en contacto con una medusa.

medusa Esta es la "Chrysaora plocamia", la medusa más común en las costas chilenas. / Captura

En forma preventiva se recomienda no meterse al agua si hay presencia de medusas o incluso fragmentos de ellas en el mar, ya que pueden ocasionar la misma reacción en la piel del bañista.

Medusas en las costas chilenas

En Chile se han logrado registrar casi cien medusas (93), un 10% de todas las especies que se han encontrado en América del Sur. De todas ellas, la Chrysaora plocamia es la más grande que tenemos. Tiene grados de toxicidad pero en ningún caso es mortal.

¿Cómo reconocerla? Este espécimen puede medir unos 70 cm. de campana, tiene bandas café rojizas intercaladas por bandas blancas. Es muy común desde Perú hasta Cabo de Hornos y da la vuelta hacia la costa argentina, hasta el sector sur de la Patagonia. Por lo general, habita aguas cálidas y por lo mismo las medusas son más abundantes en nuestras costas durante el verano, época en la que se reproducen.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo