"Sonría, lo estamos grabando": así funcionará el "gran ojo" que comenzará a operar en Santiago

El intendente de la Región Metropolitana, Claudio Orrego, anunció la unión de 400 cámaras, que antes eran operadas por separado por dos municipios distintos.

Por Jaime Liencura

Pese a que la Real Academia de la Lengua Española (RAE) no reconoce el término "selfie", para muchos santiaguinos posar frente a una cámara ya es cosa de todos los días. Y desde esta semana, quienes transiten por el eje de Alameda – Providencia ahora serán enfocados por al menos 400 lentes que enviarán las imágenes directamente a la Central de Comunicaciones de Carabineros (Cenco).

Así al menos lo indicó el intendente de la Región Metropolitana, Claudio Orrego (DC) quien ante una decena de cámaras -esta vez de la prensa- destacó que la iniciativa permite unir las imágenes de los dispositivos que ya existen, pero que hasta la semana pasada eran operadas por las comunas de Santiago Centro y Providencia por separado.

"Tener un sistema integrado digitalmente que permita que Carabineros y autoridades de emergencia gestione el territorio independiente de los límites comunales o de quien es dueño de la cámara, es un gran adelanto", detalló la autoridad.

Cómo operan

Según destacó Orrego, el sistema funciona de la siguiente manera: las cámaras captan imágenes y las envían directamente a una nube a la que tiene acceso Cenco. Desde ahí es que Carabineros puede hacer seguimientos a todo lo que ocurra en el eje mencionado. Esto permitiría una rápida respuesta de los uniformados si se detecta un delito.

Distinto era el escenario anterior pues ambas comunas sólo capturaban las imágenes para sí y, en caso de ser requeridas, podían ofrecer copias a las autoridades. De hecho, en tiempo real, las que más efectivas hasta el momento eran las de la Unidad Operativa de Control de Tránsito que suman 33 en Santiago. Con este plan piloto, ahora se tendrá acceso a 400 lentes capturando imágenes en vivo y en directo.

"Son un elemento adicional que intenta prevenir la ocurrencia de un delito y como son disuasivos, hará que se disminuya la cantidad de este tipo de acciones", indicó a Publimetro el diputado Daniel Farcas, miembro de la Comisión de Seguridad Ciudadana de la Cámara.

Sobre la posibilidad de ser grabado sin el consentimiento, por otra parte, el parlamentario indica que "hay valores que son tanto más importante que la privacidad y una de esa es la seguridad”.

Ese escenario podría transformarse en un tema en el futuro pues si todo funciona correctamente, el plan de la Intendencia Metropolitana es conseguir que se conecten 5 mil cámaras al final del proceso.

Santiago en comparación a Europa

Si bien los artistas pueden llegar a pensar que Hollywood es una de las ciudades con más cámaras del mundo, al hablar de seguridad, es Londres la que se lleva todos los trofeos. Con 40 mil unidades, el sistema permite entregar la sensación de calma a 8,8 millones de habitantes. En Santiago, los lentes llegan al 1% de ese número para una población de más de 7 millones.

Ese porcentaje disminuye si considera que en la capital de Inglaterra, hasta los buses tienen cámaras incorporadas tanto en su interior como en el exterior. De hecho, en caso de delitos, pueden ser usadas por la Policía si es que estas capturaron una imagen que sirva para la investigación.

Así lo aclara Jonathan Ziebert, jefe del área de Desarrollo de Negocios de Tower Transit, empresa operadora de al menos 450 buses en Londres.

"En la compañía todos los buses están adaptados con equipos de grabación. Un equipo interno administra y supervisa las cámaras instaladas a bordo y se trabaja en conjunto con la policía y las autoridades pertinentes en caso de que se deban compartir", afirma.

En Chile, en cambio, estas imágenes deben ser solicitadas por la Fiscalía en caso de que hayan capturado algún delito.

Comparación con los vecinos

En Latinoamérica, Santiago le gana a las ciudades vecinas en cantidad de cámaras. Ello pues pues Buenos Aires, Argentina, cuenta con 2.000 para 14 millones de habitantes; Lima, Perú, tiene 700 para una población de 9,7 millones y La Paz, Bolivia, sólo tiene 300 instaladas aunque el plan es llegar a las 1.000 en este 2018.

Aún así, cabe mencionar una precisión con lo que ocurre en la capital trasandina: las imágenes están todas unidas, tal como aspira Orrego. Estas grabaciones van todas al Centro de Monitoreo Urbano, pero la gran diferencia es que este es un organismo independiente de la policía. De hecho, cuando algún operador se percata de un delito, primero debe informar a un oficial de servicio quien finalmente decide comunicarse con el Comando Policial, que sería el símil de Cenco.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo