Padres le regalaron un oso de mascota a su hijo de tres años, pero el animal lo traicionó y lo atacó

Aun así, las autoridades declararon que el animal tiene una excelente calidad de vida estando enjaulado en ese patio.

Por Dannae Arias

En el Estado de Durango, en México, unos padres quisieron regalarle una exótica mascota a su pequeño hijo de tres años. Llevaba meses con ellos y ya era uno más de la familia, pero su instinto animal lo hizo traicionarlos y mordió al menor mientras lo estaba alimentando.  Era de esperar, pues no criaban a un perro, criaban a un oso negro.

El ejemplar se encontraba en un encierro rústico y en buenas condiciones, en especial para evitar su escape, según explicaron las autoridades. Incluso su salud estaba en perfecto estado. La factura por la compra del animal tenía fecha del 20 de mayo de 2008 y también estaba al día.

A pesar de ello y de la jaula de hierro, mientras el pequeño alimentaba al aparentemente domesticado animal, este lo atacó estando dentro de su jaula.

El pasado 18 de enero, el oso reaccionó a su instinto y mordió al menor que intentaba darle alimento. El niño fue herido en la parte superior de su brazo izquierdo y llevado inmediatamente a un hospital cercano.

Personal de la Procaduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) acudió al domicilio, en donde inspeccionaron la calidad de vida del oso. Finalmente, el animal estaba en tan buenas condiciones, que la Profepa no pudo poner cargos en contra de los dueños y dictaminaron que el incidente no fue por negligencia de parte de ellos.

Si bien la exótica mascota llevaba varios meses viviendo con la familia, hasta el momento nunca les había pasado algo parecido.

Se desconoce el estado de salud del menor, aunque se presume que la lesión no pasó a mayores.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo