Capo sindicalista argentino lucha por apoyos para el paro nacional del 22 de febrero

El principal referente del Kirshnerismo, la ex presidenta Cristina Fernández, guarda recelo hacia la figura del poderoso empresario y dirigente de los camioneros.

Por Fernando Peñalver

Con una "fría" acogida, acompañada de tibias promesas de respaldo por parte de sectores Kirschneristas, avanza la convocatoria a "paro general" en Argentina, iniciativa que moviliza el dirigente sindical Hugo Moyano, del gremio de los camioneros.

Presionado por causas judiciales, por una baja capacidad de convocatoria de los grandes gremios a la movilización contra el gobierno de Mauricio Macri, Moyano espera que este fin de semana haya mejores noticias.

Según el rotativo Clarín de Buenos Aires, "el fin de semana, en Salta, la Corriente Clasista y Combativa que comanda Juan Carlos Alderete tiene su plenario nacional y discutirá sus pasos. A priori, saldrá un mensaje de acompañamiento pero asoman viejas disputas con el jefe del clan Moyano y sobre sus modos: el camionero puso día de la movilización sin sondeos previos".

A la unilateralidad de la convocatoria también se une las viejas rencillas de Moyano, nada más y nada menos, que con la ex presidenta Cristina Fernández, ángel guardián del legado de su difunto esposo, Néstor Kirschner. Por si no fuera poco, han surgido comentarios adversos hacia la actividad reivindicativa, ya que el 22 de febrero se cumplen 5 años de la tragedia ferroviaria de Once. Los familiares de las víctimas presionan para que se cambie la fecha.

 

Mientras esto sucede, Moyano lucha para que la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) se pronuncie sobre la deuda de 3700 millones de pesos argentinos, con la empresa OCA, compañía postal privada más grande del país transandino y que emplea a unos 7000 afiliados al gremio de camioneros. De refinanciar su deuda, OCA saldrá de un inminente proceso de quiebra.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo