La nueva estrategia para combatir incendios: ahora la lucha es alada y nocturna

Las temperaturas altas durante el día y la noche han obligado a las autoridades a implementar nuevas tecnologías para combatir incendios.

Por Fresia Ramírez

Que el sol baje y la luna aparezca en el cielo no le importa a las llamas que azotan a las comunidades. Ahí es cuando bomberos debe sacar su arsenal para combatir los incendios 24/7. Helicópteros con visión nocturna, cámaras infrarrojas y focos de alta potencia son algunos de los implementos que quieren dar solución al fuerte problema de la baja visibilidad.

El combate nocturno no se hace de la misma manera que el de día principalmente por razones de seguridad. Así lo explica Pablo Lobos, gerente de Protección Contra Incendios de la Coorporación Nacional Forestal (Conaf) que indica que "la información nocturna es muy valiosa para realizar el ataque de la mañana".

Lobos es enfático al decir que todo depende del comportamiento del viento y la temperatura para darle el sí a los brigadistas terrestres, quienes cumplen un papel mucho más relacionado a la seguridad que los que realizan este trabajo de manera diurna.

Trabajan en zonas de intersección urbano rural y protegen infraestructura crítica, vale decir torres de alta tensión, puentes, postas, escuelas, entre otras construcciones vitales.

Además se encargan de reforzar las líneas de trabajo que se hayan trazado durante el día y coordinan, apoyan y levantan la información fruto de la vigilancia.

La lucha desde el cielo

Hace aproximadamente una década el descenso de la temperatura durante la noche disminuía de manera natural los incendios. Desde los últimos cinco años, en cambio, la diferencia gradual entre el día y la noche no es significativa y eso hace que la propagación sea un riesgo alto durante la oscuridad. De esta forma expone la situación Michel De L'Herbe, colsultor en gestión de emergencia entrenado en Virginia, Estados Unidos.

Para De L'Herbe, atacar el incendio mientras todos duermen es fundamental. "Hay que visualizar el combate nocturno y dentro de ello el cambio en la configuración del combate que debiera priorizar aeronaves de mayor envergadura", asegura el experto, que ha defendido ante la cámara de diputados el uso de aeronáves en los incendios de comportamiento extremo que "son de rápida propagación y requieren una potente, rápida y precisa respuesta".

Sin embargo, la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) es estricta en cuanto al vuelo fuera de horarios de luz solar debido al alto riesgo de accidentes.

Según su normativa las empresas que requieran efectuar estas operaciones nocturnas deberán acreditar a sus pilotos, aeronaves, lugares de operación y operaciones de manera rigorosa.

Además, los pilotos asignados a combatir incendios durante la noche, no podrán haber sido empleados en operaciones de extinción de incendio durante el día.

En este sentido la Conaf estrenará esta temporada aviones con visión de vigilancia infraroja y evalúan el uso de naves de coordinación que se sumarán a los aviones bimotores que utilizan en cooperación con la Fuerza Aérea.

"El uso de aviones para apagar incendios nocturnos es un tema un poco en pañales, el año pasado técnicos de la Conaf fueron a California para capacitarse. El combate aéreo nocturno requiere tecnología militar y capacitación especial", indica Lobos.

Para operar desde la Región de Valparaíso hasta Los Lagos, Conaf contrata cada temporada entre seis y siete helicópteros del tipo Bell 212, Bell 407 y Garlick UH-1D. Estos se suman un helicóptero institucional biturbina Sokol, polaco, adquirido por la organización en 2009.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo