Chofer habría dejado encerrados a pasajeros en Bolivia: estaba durmiendo en el maletero

15 chilenos se vieron afectados por el presunto daño perpetrado por la línea de buses boliviana 11 de julio.

Por Fresia Ramírez

Uyuni, provincia de Potosí, fue protagonista de dos horas de pánico que habrían sufrido cerca de 25 pasajeros, 15 de ellos chilenos.

Los veraneantes tenían pasajes las 4:00 desde la localidad que alberga el desierto de sal más grande y alto del mundo hasta Calama. Sin embargo, los tuvieron una hora esperando a la interperie, según narra a Publimetro Claudia Tobar, pasajera del bus.

"Después que la empresa nos tuvo en la calle durmiendo, nos pasó un bus para que esperáramos ahí. Eso fue a las 5am, pero resulta que el chofer dejó cerrado y se fue, el bus no tenía baño y había gente que necesitaba urgente salir al baño, empezaron a gritar para que pudieran abrir, pero no apareció nadie", cuenta Tobar.

Así estuvieron dos horas, según narra. Ahí fue cuando dos mujeres no pudieron más con la situación y saltaron por la ventana para dirigirse a la agencia, que quedaba a una cuadra de distancia.

Una de esas mujeres era Pía González. "Mi amiga quería ir al baño y yo intenté abrir la puerta que da entre el chofer y los pasajeros. Estaba cerrada, una señora empezó a pedir ayuda hacia afuera y un francés la ayudo a bajar. Le pregunte qué estaba pasando y me dijo que estábamos encerradas", señaló a Publimetro la pasajera, una de las más perjudicadas.

González narra que el bus era muy alto, y a pesar de que el mismo ciudadano francés la ayudó a bajar, no pudo mantener el equilibrio y terminó en el suelo con un pie esguinzado.

Buscando una solución

De todas formas caminó a la agencia, que se encontraba cerrada. Dos muchachos la condujeron a la policía, donde narra que el oficial les pedía que se fuera y él la seguía. "Yo le dije es que todos dicen que ya van y nunca llegan. Al final nos llevo en su camioneta y llegamos al bus. Ahí mágicamente apareció el chofer".

"Abrió y decía que tenía que dejar cerrado y que nosotros no le avisamos, que él estaba durmiendo en el maletero", indicó Claudia Tobar.

¿Por qué?

A Claudia le dijeron que no podían salir porque estaba cerrado el paso fronterizo, y efectivamente de acuerdo a la información entregada por el vigía de Vialidad de Carabineros apostado en la zona se informó que cuatro de los cinco pasos fronterizos se encontraban cerrados, por condiciones meteorológicas.

Sin embargo el hecho que molestó a los pasajeros, no fue el retraso sino el presunto encierro sufrido. Ante la situación la línea de buses 11 de julio manifestó a Publimetro que lo ocurrido no es cierto, y que sólo existieron retrasos. La empresa además reembolsó el dinero a los afectados.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo