“Quedé con un nudo en la garganta”: la historia del abuelito peluquero que derritió el corazón de todos en redes sociales

"En realidad, mi intención inicial, (ante mi sensación de impotencia), era compartir los datos de don Jaime", dijo quien dio a conocer la historia que rápidamente se divulgó a través de Facebook.

Por Nathaly Lepe

A veces la vida nos pone al frente personas e historias que son dignas de ser dadas a conocer, ya sea por su fortaleza, valentía o ganas de seguir siendo una parte útil de esta sociedad.

Y cada cierto tiempo estas historias llegan a las redes sociales y se vuelven vitales como una especie de ejemplo.

Eso fue lo que le ocurrió a Gonzalo Gálvez, quien conoció a Jaimito “un caballero de edad avanzada (muy educado y digno)” que sólo quería ayuda para publicitar su trabajo.

Gonzalo escribió en su Facebook como conoció a Jaimito y cómo con un papelito escrito a mano ofrecía su trabajo como peluquero, historia que impactó a quienes la leyeron y que fue ampliamente compartida en redes.

Hoy se acercó a mí (en la tienda donde trabajo), un caballero de edad avanzada, (muy educado y digno), a entregar una "propaganda", al encargado de local…Acostumbrado a recibir insumos de marketing, pensé que venía a dejar algún material para la "Visual" de la tienda”, relató.

Hoy se acercó a mí (en la tienda donde trabajo), un caballero de edad avanzada, (muy educado y digno), a entregar una "…

Posted by Gonzalo Galvez Marchant on Thursday, February 8, 2018

“Sin embargo, con sorpresa veo, que me extiende este papelito, mientras me explica que es peluquero, y que atiende en su casa, en las condes, y que por el corte de pelo de Dama, Varón o Niño, solo cobra $1.000. Era un señor extremadamente delgado, le pedí un número de teléfono para contactarlo y pedir hora (no sin antes hacerle notar, que mil pesos es muy poca plata)”.

“Me dijo que preguntaran por "Jaimito", y que fuera no más, con toda la familia!, que el tenía una colonia "muy rica ", que aplicaba a los clientes, después del corte de pelo..

Al despedirse, me indica, "Si va y no salgo, me espera unos minutos, que puedo haber ido a comprar, o al consultorio, pero vuelvo enseguida…”.

“Quedé con un nudo en la Garganta…

Dejo su" Propaganda ", por si alguien. Más se anima a cortarse el pelo en las Condes”, concluyó su historia.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo