¿Te vas por corrupto? Los casos que amenazan a la presidencia de Zuma en Sudáfrica

La gestión del mandatario ha estado marcada por casos de lavado de dinero, corrupción, abuso de poder y extorsión, además de una mala gestión económica

Por Francisca Herrera

El actual presidente de Sudáfrica, Jacob Zuma (75), recibió un duro golpe luego de que su partido, el Congreso Nacional Africano (CNA), decidiera que debe renunciar antes que termine su periodo en 2019 debido a los escándalos de corrupción que lo rodean.

Sin embargo, el actuar de la colectividad gobernante no es gratuito, e inclusive se podría catalogar como tardío, ya que su gestión tanto como vicepresidente y presidente se ha visto manchada por el lavado de dinero, la extorsión y mala gestión económica, lo que lo ha hecho acreedor del título del mandatario más controvertido.

Es en este contexto que ya ha enfrentado anteriormente ocho mociones de confianza y espera una novena presentada días antes de su discurso anual del Estado de la Nación, de acuerdo con BBC Mundo.

Los casos embleméticos

Actualmente pesan sobre él 783 causas pendientes por corrupción y abuso de poder, entre las cuales destaca un controvertido acuerdo de armas que involucra a compañías europeas por 30 millones de rands (5 mil millones de dólares), caso iniciado en 2005, que fue cerrado por una Fiscalía acusada de trabajar para Zuma poco antes de asumir como presidente en 2009 y restablecido recién en 2017.

En 2006 el hombre de 75 años fue absuelto de haber violado a un amiga de la familia con VIH positivo tras una polémica audiencia marcada por los dichos del actual Jefe de Estado, que señaló al tribunal que fue una relación consentida y que para evitar contraer el virus del Sida se había duchado.

Entre los escándalos más recordados se encuentra el uso de 246 millones de rands (más de 18 millones de dólares) tomado por Zuma de los fondos públicos para la remodelación de su residencia privada en Nkandla. Luego de negarse y tras un proceso que incluyó al Tribunal Constitucional, el mandatario devolvió el dinero sustraído de las arcas públicas.

Uno de los casos que más ruido ha generado en Sudáfrica durante las últimas semanas es el nexo del presidente con una poderosa familia india, los Gupta.

De acuerdo con BBC Mundo, se le acusa al mandatario permitir la influencia del clan en la designaciones del gabinete y concretar lucrativos contratos entre los Gupta y el Gobierno, como las presuntas irregularidades en la adjudicación de licitaciones de la eléctrica Eskom. Ambas partes niegan dicha relación.

Proceso de renuncia

El secretario general del CNA, Ace Magashule, dijo que Zuma había aceptado renunciar, pero quería seguir en funciones durante varios meses más, una condición que el partido rechazó.

Si el mandatario acepta renunciar, el vicepresidente Cyril Ramaphosa probablemente asumirá la presidencia, pero si se niega enfrentará un voto de retiro de confianza en el parlamento.

Zuma rechaza todas las acusaciones en su contra y aún conserva cierto apoyo en el partido.

 

 

 

 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo