La verdad según abogado de José Navarro: "Cree que estaba salvando a Emmelyn"

Fue el abogado defensor, Esteban Arévalo, quien informó que el imputado cree que con la sustracción de la menor estaba sacándola de un contexto de violencia. Asimismo, pidió peritajes sicológicos para conocer si su defendido es imputable o no.

Por Jaime Liencura

Cuatro horas y media duró la formalización de José Manuel Navarro (31) quien es acusado por la Fiscalía de sustraer a Emmelyn (11) para practicar un ritual de orden espiritual. Tres meses durará la investigación en su contra, mismo tiempo que tendrá su abogado defensor, Esteban Arévalo, para demostrar que el delito cometido no es "sustracción" sino que sólo "inducción". Ello pues, a ojos del imputado, él no es ningún secuestrador. Es más, afirma que es un salvador.

Ese es al menos el relato que hizo Arévalo tras salir de la audiencia. Mientras gendarmes se preparaban para llevar a Navarro a la cárcel de Rancagua, el abogado indicó que todo parte del contexto en el que se desenvuelve la menor. A ojos de su defendido, este sería tan nocivo que el único camino que tenía era "rescatarla" de ahí.

"No le quedó otra alternativa, dentro de su acervo cultural, que llevarse a la niña de esa familia", declaró el abogado.

Agregó que "Navarro cree, y está seguro, de que actuó correctamente. Lo que cree es que él estaba salvando a la niña. Su forma de ver el mundo, dado la vida que ha tenido, justifica su conducta".

Sin salida

Según Arévalo, un hecho clave que permitiría argumentar a favor del presunto secuestrador, es la voluntad que habría tenido la niña de irse con Navarro. En ese sentido dio luces que la declaración de Emmelyn, que se encuentra en calidad de reservada, podría incluso cambiar la figura delictiva en que habría incurrido el imputado.

"Creemos que ella voluntariamente aceptó ir con José Navarro, por lo cual la calificación jurídica es errada al hablar de sustracción", propuso el abogado. En esa línea, indicó que la figura correcta sería la "inducción de una menor".

En cualquiera de los casos, afirmó que cuando el detenido estaba en el bosque junto a la niña "estaba en un callejón sin salida". Esto pues, según el mundo de Navarro, tanto liberar a la niña como entregarla a la policía terminaba con Emmelyn de regreso con su familia. Ello no era el camino correcto para el, entonces, fugitivo.

Alegarán problemas mentales

En la formalización, el fiscal regional Mauricio Richards indicó que Navarro se autodenominaba "el brujo de Vichuquén" y que incluso ofrecía rituales de combate contra males a la familia de la menor. Es esa línea que tomó el abogado para plantear la posibilidad de que su defendido sea inimputable ante la ley.

"Navarro vive en un ambiente rural bastante diferente y cree en cosas que mucha gente cree, pero que las personas que viven en ciudades urbanizadas no creen", sostuvo Arévalo.

Precisó que "hay mucha gente que cree en rituales, que cree en un entierros. No significa que eso sea un engaño: hay personas que creen eso".

Pero en el caso de su defendido, la cultura de campo no sería el único elemento que distorsionaría su forma de ver el mundo. "Tengo que encargar un peritaje psiquiátrico. El peritaje psiquiátrico me puede arrojar varios resultados: uno de ellos podría ser la inimputabilidad total, con lo cual no es responsable del acto", reflexionó la defensa de Navarro.

"Otro podría ser una inimputabilidad disminuida. Es una cuestión que tengo que evaluar, aún no lo he hecho", finalizó el abogado.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo