Versión más peligrosa de la "fiebre porcina" podría llegar a Chile

Debido a los preocupantes brotes en Estados Unidos el proceso de vacunación podría adelantarse en Chile.

Por Fresia Ramírez

El recordado brote de H1N1 que remeció al mundo con casi 300 mil muertes en 2009 parece volver. Esta vez viene acompañado de su pariente australiano, el potente virus de influenza AH3N2.

Se cree que recibe el nombre de "gripe australiana" porque el virus nació en ese país, pero no hay claridad del lugar exacto del primer caso.

Ya van 4 mil fallecidos en Estados Unidos, de los que 63 son niños. En Europa fueron los primeros brotes de este virus y ya hay casos en Ecuador.

La situación mantiene en alerta a los gobiernos de diversos países y uno de ellos es Chile. Esta mañana la ministra de Salud, Gisela Alarcón, dijo que están esperando los informes provenientes del país del norte para decidir si adelantar o no el proceso de vacunación.

Discrepancias en la solución

Para María Paz Acuña, infectóloga y parte del directorio del Consejo Regional del Colegio Médico, la mejor medida para prevenir la influenza es la vacunación. "En este sentido estamos de acuerdo con adelantar la vacunación en la medida en que los plazos lo permitan", dice Acuña.

La vacuna es de especial relevancia en pacientes como adultos mayores, niños menores de cinco años, pacientes que tengan otras patologías crónicas, personal de salud y mujeres embarazadas.

Existen discrepancias respecto a la completa efectividad de este método. La principal causa parece ser la menor protección que otorga la vacuna, así lo explica Katia Abarca, infectóloga académica de la Universidad Católica.

"Se han conocido estudios que dicen que el virus tiene mucha variabilidad, por lo que la aplicación de la vacuna muchas veces protege menos ya que está hecho para una influenza que no es exactamente igual", explica la profesional.

Un invierno duro

"Tenemos información suficiente para prever que este año la circulación de influenza va a ser muy alta y tenemos que estar preparados lo antes posible para enfrentar esta situación", recalca la especialista Acuña.

Además la versión australiana de la "gripe porcina" tiende a producir "cuadros más graves" que la influenza AH1N1, como explica Abarca.

Sin embargo, los síntomas son los mismos para ambas y se parecen mucho a los de una gripe habitual, con fiebres altas, tos y cuadros respiratorios. Sólo pueden diferenciarse a través de un examen específico.

Los especialistas aconsejan evitar los lugares de hacinamiento, el contacto con personas que posean síntomas y mantener una adecuada higiene de manos.

 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo