Conductor chileno es condenado a 20 años de cárcel por accidente de bus Turbus en Mendoza

Francisco Sanhueza también fue inhabilitado de por vida para conducir.

Por Javiera Ortiz

"Espero que me perdonen algún día, cometí un error y pido disculpas. No sé si volveré a manejar, no escuché el reclamo de nadie mientras manejaba", fueron las palabras del conductor Francisco Sanhueza, luego de las tres horas de la jornada final del juicio contra el chófer chileno de Turbus por el accidente ocurrido en febrero del año pasado y que dejó a 19 personas fallecidas.

Respecto al futuro de Sanhueza, los jueces de la 8va Cámara del Crimen de Mendoza Alejandro Miguel, Ramiro Salinas y Luis Correa Llano lo condenaron a 20 años de prisión e inhabilitación absoluta para conducir, además del pago de costa homicidio simple, lesiones gravísimas dolosas, lesiones graves dolosas y lesiones graves.

La sentencia se concretó a una semana que comenzara el debate oral, en el cual se conocieron más testimonios y pericias donde se constató que el conductor se excedió en la velocidad en la zona montañosa y no disminuyó la velocidad, a pesar del pedido de los pasajeros.

"Hasta el copiloto del bus le avisó al chofer del exceso de velocidad. Todos los testigos hicieron referencia a los gritos de que redujera la marcha. La advertencia se hizo varios minutos antes del accidente, pero nunca bajó la velocidad. Está todo acreditado y el resultado producido ha sido por un obrar imprudente pero además este caso es para analizarlo con dolo eventual. Las consecuencias han sido terribles, y no fue la mala suerte ni el destino", expresó la fiscal de Cámara Paula Quiroga junto al entonces fiscal de Instrucción Gustavo Pirrello, ambos abogados representantes los familiares de las víctimas del accidente, quienes asistieron al juicio y entre aplausos recibieron la decisión del tribunal.

La defensa de Sanhueza había solicitado una pena de cuatro años y seis meses, lejos de los 25 años de presidio que exigían los persecutores, quienes recalcaban que el conductor circuló en la peligros zona de curvas y contracurvas a una velocidad progresiva hasta llegar a los 99 kilómetros por hora, cuando la máxima no debe superar los 40.

Tal como señala la prensa transandina, la decisión tomada por los magistrados irían en relación a la petición de los fiscales, quienes pedían una medida ejemplar para que exista mayor conciencia de los riesgos que implica manejar, especialmente, en zonas peligrosas y con contingente abordo.

En la máquina viajaban 40 pasajeros. Del total de las víctimas fatales (19), una era chilena, 17 eran argentinos y la última fue una turista peruana. A causa de la gravedad de los hechos, Sanhueza quedó en prisión preventiva en el recinto Boulogne Sur Mer de Mendoza, en Argentina, donde se presume cumplirá su condena.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo