Con esto amenaza el terrorismo yihadista para 2018: Uso de drones o niños bomba

El terrorismo yihadista asesinó a 13.632 personas en el mundo en 2017 y se espera que este año los métodos para los atentados sean cada vez más sofisticados y terroríficos con el uso de drones o niños bombas.

Por Agencias

De los 191 países del mundo, 42 sufrieron algún atentado yihadista.  Entre todos ellos destacan algunos en los que la presencia de atentados de esta índole es diaria, como son Irak o Afganistán.

En 2017 se han registrado al menos 1.459 ataques terroristas yihadistas que han dejado un saldo de 13.632 víctimas mortales.  Son datos recogidos en el Anuario del Terrorismo Yihadista presentado este miércoles por el Observatorio Internacional de Estudios sobre Terrorismo (OIET).

En un estudio completo y muy analítico de datos, el OIET apunta que el 55,2% de las víctimas mortales del terrorismo yihadista sufrieron atentados en países del Medio Oriente y el Norte de África. Europa Occidental registró el 0,4% de los fallecidos.

Irak es el país que más ha sufrido el pasado año el azote del terror, con 5.335 asesinados, el 39% de las víctimas del terrorismo islamista a nivel mundial.

Daesh es el grupo terrorista causante del mayor número de atentados y del mayor número de víctimas. El autodenominado Estado Islámico ha asesinado a más de la mitad de las víctimas globales del terrorismo yihadista -7.024, lo que supone un 51,5% del total de víctimas a nivel mundial-, seguido por los talibanes -responsables de 2.718 muertes, casi el 20%- y de Boko Haram -1. 093 víctimas mortales, un 8% del total-.

-Para 2018-

Los investigadores apuntan a que la perspectiva de futuro es que los ideólogos del terror utilicen en Europa para sus atentados, desde drones hasta niños cargados de explosivos.

Y es que la  amenaza yihadista en Europa está mutando. Si en los últimos meses la mayoría de los ataques han sido atropellos múltiples con un vehículo, bombas o agresiones con arma blanca en la vía pública, los servicios secretos alemanes advierten ahora de que los islamistas radicales, en retirada en Siria e Irak, están estudiando nuevas formas de atentar en el continente, recurriendo a armas biológicas, drones con explosivos o menores de edad suicidas.

El Estado Islámico ya ha empleado este tipo de armas en el pasado. Según EEUU, el ISIS ha usado gas mostaza de fabricación propia en Siria e Irak contra militares y civiles en el pasado y tiene capacidad para seguir usándolo. Pero no sólo en los territorios que han ocupado en Oriente Medio. En julio, la policía australiana desarticuló una célula yihadista que preparaba una serie de atentados. Además de una bomba en un avión de pasajeros, los tres detenidos planeaban un ataque químico en Sídney.

No sería descartable ver en Europa fenómenos que ya se han producido en países en conflicto: recurso a niños para atentar, secuestros en suelo occidental o utilización de drones, cuyo uso se ha generalizado en dichos países. Se trataría de una nueva generación de terroristas, lo que aborda el El Confidencial en un amplio reportaje: "Los hijos del Estado Islámico: campamentos para niños que serán ejecutores y suicidas". En el mismo se destaca que el Estado Islámico sabe que cuanto antes comience el proceso de adoctrinamiento, más leal resultará esta nueva generación de yihadistas, tal y como afirma Raed, un adolescente sirio que se unió a la yihad con 16 años, en una entrevista con HRW: “El líder del campo decía que prefería a los más jóvenes. Y afirma: ‘Mañana serán líderes más poderosos o combatientes más fuertes’”.

La innovación del terrorismo se basa en la combinación (ataques terroristas simultáneos o sucesivos, que combinen objetivos, tipos de armas y modus operandi) y en la emulación o efecto copycat (formas de atentar que se han utilizado exitosamente en otros momentos históricos o contextos geográficos).

 

 

 

 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo