Esforzados limpiadores de vidrios de Valparaíso fallecieron calcinados: se durmieron con velas encendidas pues no tenían luz

Se trata de Wilfredo Westerhost Gutiérrez (45) y Luis Francisco Guerrero Navia (49), ambos amigos que sufrían de alcoholismo. Los vecinos están buscando a familiares de los fallecidos.

Por Jaime Liencura

Los vecinos de la Plaza de la Victoria de Valparaíso lloran el trágico deceso de dos conocidos limpiadores de vidrios de Valparaíso que fallecieron calcinados ayer jueves. Los hombres identificados como Wilfredo Westerhost Gutiérrez (45) y Luis Francisco Guerrero Navia (49), se quedaron dormido con velas encendidas en la mediagua que ambos amigos compartían, una que no tenía luz.

Los hechos ocurrieron pasadas las 01:15 de este jueves. Luego de trabajar limpiando autos en la calle Huito, al lado de la Plaza de la Victoria. Estando presumiblemente ebrios, ambos llegaron al domicilio, ubicado en la calle Lorena 649 del Cerro Jiménez. Ahí fue que encendieron velas las que habrían quedado encendidas y que habrían originado el incendio.

Fue recién a las 02:00 cuando bomberos de la 9º, 11º y 12º compañías de Valparaíso terminaron de combatir las llamas. Ahí se dieron cuenta que habían dos cadáveres dentro del inmueble, según indica La Estrella de Valparaíso.

Reacciones

"Ellos lavaban autos en calle huido, acostumbraban a llegar curadillos por las noches. Primero llegó Pancho y después Wilfredo. Uno tiene que haber prendido una vela y ahí comenzó el incendio. Cuando llegaron los vecinos con mangueras y palas y sacos de tierra a apagarlo, ya no había nada que hacer”, indica al medio regional Manuel Gómez, vecino de los fallecidos.

“No se sintieron gritos. No se deben haber dad cuenta del fuego ya que estaban muy borrachos”, dice Karen Gómez, también vecina.

Ambos afirman que más allá del alocholismo que sufrían los dos amigos, “eran muy buenas personas”.

Cabe mencionar que los vecinos de los dos fallecidos están buscando contactarse con los parientes de Francisco, a quien también le decían “polilla”. Lo único que se sabe es que había separado hace un par de años y que tenía hijos, pero no tienen idea de cuantos. Wilfredo, por su parte, ya tiene deudos que están haciéndose cargo de los trámites de retiro del cuerpo en el Servicio Médico Legal.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo