65% de los padres restringe ciertos alimentos: ¿Qué debe tener una colación saludable?

El enfoque está en potenciar el consumo de frutas, verduras y considerar la práctica del deporte a la hora de contar las calorías.

Por Javiera Ortiz

Quedan pocos días para que el año escolar complete y la planificación de la colación para la semana se vuelve un tema para los apoderados. Según los resultados entregados por la Segunda encuesta Come Sano de Jumbo y GfK Adimark. El 65% de los padres reconoce haber empezado a restringir ciertos ingredientes en las colaciones de sus hijos en el último año.

Entre los alimentos que más se ha disminuido su consumo se encuentran los alimentos azucarados, la comida chatarra y las grasas. El 68% de los encuestados reconoce haber modificado el consumo de ciertos alimentos por la Ley de Etiquetado, vigente desde junio de 2016. Además, según el estudio, los padres han potenciado el consumo de frutas y verduras y la práctica de deporte.

Padres jóvenes más preocupados por una colación sana

Según el estudio, actualmente el 76% de los padres está preocupado de que sus hijos lleven colaciones saludables al colegio con alimentos naturales, bajos en calorías, azúcares y grasas. Mientras que los snacks salados, bebidas y chocolates son considerados como colaciones por un pequeño grupo.

De los apoderados preocupados, los que tienen entre 25 y 34 años son quienes más están preocupados por la alimentación de sus hijos. "Notamos que a mayor edad de los niños, mayores son los padres y existe una menor preocupación por las colaciones de sus hijos”, explica Catalina Correia, de GfK Adimark.

Por otro lado, el estudio también evidencia que son las mujeres quienes más se encargan de planificar las comidas: el 70% de los encuestados organiza las colaciones de sus hijos y de ese grupo uno 98% son mujeres y un 42% hombres.

¿Qué debe tener una colación sana?

La vocera y miembro de la Directiva Nacional del Colegio de Nutricionistas Universitarios de Chile, Francisca Toledo, recomienda que lo principal es fraccionar la alimentación durante el día, pudiendo ser 4 comidas principales y en caso de ser necesario complementada con 1 o 2 colaciones saludables según las necesidades individuales de actividad física.

“El desayuno no puede faltar, es el horario de alimentación que nos normaliza funciones fisiológicas y entrega la energía necesaria, tanto físicamente, como al cerebro, para mantener atención en clases y mejorar el rendimiento académico. El desayuno ideal puede contener un lácteo, cereales como el pan o la avena y también fruta”, afirma.

La especialista advierte que las colaciones no deben superar el 5-10% de las necesidades energéticas de los niños. Por ejemplo, un niño de seis años necesita alrededor de 90 calorías en forma de colación, independiente si se tiene uno o dos recreos durante la mañana.

“Los niños que estén más horas en el colegio, por ejemplo, en talleres de deporte y otras actividades extra programáticas, necesitan adicionar algún alimento extra, para cubrir ese horario de la tarde. Además, hay que preocuparse siempre de la hidratación, enviar una botella de agua cada día", recuerda. 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo