La primera mujer capitán de fragata en Chile: "No es que la Armada sea de hombres, es que el mundo es de hombres"

Marcela Vidal, oriunda de Punta Arenas, ingresó como "primera mujer" en la Armada en 2003, cuando se incorporó junto con otras cinco mujeres, las que se transformaron en las primeras futuras oficiales en el área de servicios de la Escuela Naval

Por Irene Ayuso

 

Vidal, quien fue escalando en su carrera,  luego de haber cumplido los siete años como capitán de corbeta que se requieren para ascender, fue promovida a capitán de fragata y ahí  se convirtió en la primera mujer en obtener dicho grado en la Armada en 2015.

1-¿Cómo es vivir en un mundo de hombres?

"Dentro de las dificultades que una mujer puede encontrar en el mundo en general, creo que estamos en este minuto en un momento coyuntural  en el que se está visualizando la situación de dificultad que enfrentan todas las mujeres, en todos los aspectos, no solamente en lo laboral".

"Dentro de lo difícil que es  trabajar dentro de un mundo de hombres, no es que la Marina no más sea de hombres, el mundo es de hombres, pero  la Marina para mi ha sido tremendamente amigable, nosotros  no tenemos la brecha de sueldos que se ve afuera,  mismo puesto, mismo sueldo y esa es una lucha que yo por lo menos no he tenido que enfrentar y que se agradece muchísimo porque en el fondo yo trabajo de acuerdo a mis competencias, me desarrollo de acuerdo a mis competencias y nadie me pone "peros" porque yo sea mujer".

2- ¿Has tenido alguna dificultad por el hecho de ser mujer?

Quiero hacer hincapié porque es una cosa que yo a la Marina le agradezco muchísimo, a mi no se me ha puesto dificultades mayores para desempeñarme profesionalmente ni personalmente por el hecho de ser mujer. Los problemas que se dan, son con situaciones que tienen que ver con el profundo respeto que la Marina tiene por nosotras en nuestra condición de mujer, por ejemplo, el tema de los baños, en donde se generan problemas de decir: qué hacemos si vamos a  integrar mujeres en una repartición determinada con el tema de las duchas, los baños, los horarios, quién se levanta primero… pero la Marina ha buscado siempre adaptarse y se han autogestionado problemas grandes  para no pasarnos a llevar a nosotras en nuestra dignidad de mujer.

A veces ellos piensan más, le dan más importancia a algunas cosas a las que una misma no le da, pero de verdad que mi visión en este minuto del mundo naval, que desde afuera puede que se vea muy machista, muy restrictivo, muy complejo… la verdad es que no, los marines son profundamente caballeros y ellos han sabido aprovechar la diferencia, porque nosotras como mujeres tenemos formas distintas de enfrentar los problemas,vemos la vida de una manera diferente, nos criaron de una forma distinta, tenemos otras condiciones, y eso la Marina ha sabido permitirme desarrollarlo y ha sacado resultados beneficiosos de la diferencia que nosotras tenemos para enfrentar la vida y manejar las cosas.

 

3-Tu eres casada y con 3 hijos,  ¿has sentido alguna dificultad  en tu papel como madre?

En el mundo en el que vivimos, no en el sentido de que deba ser así,  hay un tema y es cómo se enfrenta la maternidad  cuando uno es una mujer que trabaja, y cuando uno llega a jefatura, y una como mamá es mamá, y se espera de una que cumpla con sus responsabilidades de mamá a cabalidad, pero al mismo  tiempo se espera que uno rinda desde el punto de vista profesional, igual que otro de los profesionales que "no tiene" la responsabilidad de mamá y en eso la Marina ha sido tremendamente  respetuosa con esas condiciones, al menos conmigo y en lo que yo he visto, y al menos con otras mujeres que trabajo, hay un respeto muy grande del hecho  de que se entiende, porque el marino hombre basa su capacidad de cumplir con el servicio en que tiene a alguien que hay que mantener y sostener, en ese sentido la mujer del marino es una mujer tremendamente valorada  dentro de la institución como el pilar fundamental en el que se apoya el marino para poder cumplir con el servicio.

Por ejemplo yo en este minuto de mi carrera, para mi sería muy complicado que me quisieran mover sola, que me mandaran en una comisión larga en un buque o mandarme a una misión de paz, eso sería un motivo para cuestionarme mi continuidad en la Marina,  porque para mí, y aquí subrayo para mí, porque no puedo yo adoptar la voz de todas las mujeres del mundo,  pero para mí, mi familia va primero, mis hijos, y yo no puedo dejarles abandonados, por mucho que tenga una super buena remuneración,  si la idea de ausentarme por más de una semana ya me dolería profundamente, ésta es una de  las dificultades que uno eventualmente se puede ver enfrentado.

Yo tengo 40 años, pero hay mujeres que están empezando su carrera y que eventualmente van a tener que enfrentar esas dificultades y ahí es un asunto de decisión personal, pero nadie tiene el derecho de cuestionar y criticar esas decisiones, es parte de la libertad de cada mujer. Se usa mucho por la cultura en la que vivimos que la mujer que se va de la casa es nefasta, es mala madre y no es así, una como mujer tiene el mismo derecho que todo el resto de desarrollarse tanto en lo profesional como en lo personal en la medida que a uno le sea posible y dentro de que no afecte a las propias convicciones.

 

4- El hecho de haber sido la primera, ¿crees que le abrió más puertas a otras mujeres?

Yo espero que así sea, en el fondo uno sabe que esto es una responsabilidad, no quiero sonar autorreferente ni mucho menos pero, es una responsabilidad muy grande cuando una es la primera en algo, porque uno sabe que de una manera  u otra está definiendo patrones, conductas, caminos a seguir… independientemente de eso, yo creo que con cada cosa que uno hace o deja de hacer, genera o rompe expectativas con respecto a lo que una mujer puede llegar a ser en una institucián armada, así que  espero cometer la menor cantidad de errores posibles, no quiero generar falsas expectativas para algunas mujeres pero tampoco quiero cerrarles puertas a las niñas que vienen detrás.

5- Teniendo en cuenta que hoy día las mujeres representan sobre el 14% de las Fuerzas Armadas, ¿por qué crees que que hay todavía tan pocas mujeres? 

El ingresar a un lugar en donde la fuerza laboral es fundamentalmente masculina, yo creo que da susto y hay que ser bien honesta,  y la carrera de Fuerzas Armadas no es una carrera fácil para los hombres porque significa una serie de sacrificios que la mayoría de la gente no ve, piensa tu, que la gran ventaja que tenemos las mujeres sobre los hombres en las Fuerzas Armadas es que  no nos perdemos el nacimiento de un hijo por estar ahí, los hombres sí; si se produce una catástrofe o una emergencia, nosotros tenemos que salir a la calle, nosotros no nos podemos quedar con nuestras familias, entonces eso yo creo que es una elección profesional difícil, hay que tener una vocación de servicio grande y cuando uno lo ve desde el punto de vista de la mujer, de cómo es el mundo hasta el día de hoy para una es todavía más difícil.

La Marina no te pone tantos problemas por ser mama, yo creo que la fuerza laboral femenina es tan escasa es por la visión  que se tiene que es una cosa de hombre y eso ya es un asunto de mentalidad general.  Hace cien años  había pocas mujeres en medicina, es un cambio de paradigma y yo creo que poco a poco se va a dar , creo que en eso la Marina han tenido la visión de entender  que ponerle problemas a las mujeres no tiene sentido porque es el 50% de la fuerza laboral , son personas con tremendas capacidades y que pueden llegar a ocupar puestos. Yo creo que es un cambio de paradigma y que con el tiempo  se va a ir modificando, yo espero y me alegraría muchísimo que en el corto plazo ese porcentaje se modificara porque las mujeres están entendiendo que el mundo es para ellas exactamente igual que para los hombres.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo