She Drives Us: ir en el auto con una amiga

Probamos She Drives Us, la aplicación de transporte privado hecha solo para mujeres y pese a que encontramos fallas, su futuro se ve alentador para las usuarias.

Por Gerty Oyarce

Seis de la tarde. Desbloqueo mi celular y abro la aplicación She Drives Us, la plataforma de transporte privado por mujeres y para mujeres.

Lamentablemente, me cuesta mucho pedir un auto. Es como si hubiese un error conectando al servidor. Para mi suerte, y como es así la magia de la televisión, Cecilia, mi conductora, ya venía en camino.

Cecilia es secretaria bilingüe. En sus tiempos libres antes y después del trabajo, se dedica al transporte privado. Se enteró por She Drives Us a través de redes sociales, se interesó enormemente y reunió toda la documentación necesaria.

Me gusta She Drives Us porque validan los datos, son más exigentes. Hay otras que te dan intranquilidad e inseguridad porque tienen pago en efectivo. Han habido asaltos, robos e incluso la muerte de un chofer”, dice Cecilia.

Muchas veces he sentido miedo de que choferes de otros servicios o taxistas se propasen conmigo: pidiéndome el número para invitarme a salir, haciéndome preguntas incómodas sobre mi vida personal o terminar en una situación peor, como las mujeres que han sido violadas y asesinadas por conductores.

Ir al lado de una chofer se me hace estúpidamente cómodo. Es como ir en el auto con una amiga. Cuando le pregunto a Cecilia cómo se lleva con sus pasajeras, el trato parece incluso fraternal: “Hay una súper buena acogida, conversación súper enriquecedora, nos despedimos de beso, así que me encanta”.

“Soy fanática de la mujer. Soy mamá, estoy súper en contra del acoso y el abuso sexual en todas sus formas, para todas las edades, y creo que yo puedo aportar con mi servicio, de querer ayudar a las chicas que se quieran transportar tranquilas por Santiago. Estoy entregando un servicio y me pagan. Tengo que hacerlo de la mejor forma posible”, dice Cecilia.

¿El problema? De las 100 choferes habilitadas para realizar este servicio, Cecilia comparte un grupo de whatsapp con 55. Muy pocas han llevado a gente a través de la aplicación, y se han hecho un total de 60 viajes desde que se lanzó la app el 1 de febrero. “Después decimos ánimo, febrero ha sido un mes lento por las vacaciones. Yo creo que hay que darle tiempo y yo tengo fe de que va a funcionar”, agrega.

Pese a todos los fallos que puede presentar la aplicación en este momento, creo que She Drives Us es una idea que tiene futuro, pues le da mayor seguridad a la mujer que toma este tipo de servicios. Evalúa minuciosamente a las conductoras con pruebas psicológicas, incluso les piden fotos del auto por dentro y por fuera. Pero no podemos confiar toda la seguridad en una aplicación.

Y es que con Cecilia estamos de acuerdo en algo: el cambio tiene que ser más de fondo. Más que evitar a los hombres, hay que educar para solucionar los problemas que tenemos como sociedad. “El machismo está muy todavía arraigado en este país, y yo creo que entre todos tenemos que tratar de mejorar eso”, dice Cecilia.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo