La "modernización" comienza con un nuevo general director de Carabineros

El cambio de mando en Carabineros, traerá consigo una renovación del alto mando con miras a modernizar una institución que ha perdido credibilidad y se ha llenado de críticas por su actuar en casos como la “Operación Huracán” y el “Pacogate".

Por Felipe Betancour

¿Tiempos mejores para Carabineros? Durante la tarde del miércoles, el Presidente Sebastián Piñera anunció que Hermes Soto Isla será el nuevo general director de la institución, esto tras la renuncia de Bruno Villalobos el pasado lunes, y del corto paso del general designado Julio Pineda, quien alcanzó a estar algo más de un día antes del nombramiento definitivo.

La designación traerá consecuencias para el alto mando de Carabineros debido a la “juventud” de Soto. Con 55 años,  el nuevo general director cuenta con el rango de sexta antigüedad, por lo que al asumir, cinco generales deberán pasar a retiro de manera obligatoria por pertenecer a una antigüedad superior, situación que no puede ocurrir según la legislación de la institución.

Este movimiento estratégico de la presidencia, relegará a todos los que secundaron durante su mandato al ex general director, Bruno Villalobos.

Durante el acto en La Moneda, donde Piñera presentó a Soto, el Presidente instó al recambio del alto mando con miras a un nuevo proyecto institucional. “Le he encargado al nuevo general director de Carabineros, avanzar en el nuevo Alto Mando de la institución, para iniciar con la mayor fuerza, y a la mayor brevedad, un profundo proceso de modernización, tanto administrativa y operativa, como tecnológica y de equipamiento de Carabineros de Chile”, aseguró Piñera.

Por su parte, el uniformado expresó su orgullo por asumir el cargo y resaltó haber nacido en “familia de carabineros”, en referencia a su padre suboficial.  En la ceremonia, Soto se comprometió a mejorar la seguridad de la ciudadanía, uno de los ejes  más importantes del nuevo gobierno. “A contar de hoy, nos comprometemos en cuerpo y alma a lograr que la seguridad que afecta tanto a la ciudadanía se mejore,  se acreciente y podamos tener una vida más tranquila”, aseguró el uniformado, quien no se refirió ni a Villalobos ni a Pineda durante sus primeras palabras a la cabeza de la situación.

"Somos una institución obediente"

A eso de las 7:30 de la tarde, el general saliente y el nuevo jefe de la policía, mantuvieron un reunión de traspaso de mando en dependencias de la Dirección General de Carabineros de Chile.

A la salida del cónclave, Julio Pineda aseguró que el sumario administrativo que se le encargó para definir las responsabilidades en medio de la “Operación Huracán”, será traspasado a la nueva administración. “El sumario está en desarrollo, se ha conformado un equipo, no de muchas personas, pero muy profesionales que está encabezado por mi. Ahora, el nuevo general director está en condiciones de nombrar a un nuevo general que continúe con las diligencias”, aseguró Pineda.

Consultado, por el retiro que deberá afrontar él y otros generales, el uniformado aseguró que respeta esta decisión. “ Esta es una institución obediente no deliberante , el Presidente en uso de sus facultades tomo una decisión. Nosotros lo acatamos 100%”.

Para llevar a cabo la “modernización” de las policías, que prometió Piñera,  la renovación parece ser el primer paso. “Yo creo que él  (Piñera) lo hizo pensando en lo mejor para Carabineros y en lo mejor para la institución pensando en la modernización”, dijo Pineda.

Soto, se desempeñaba como Jefe de la Zona Metroplitana de Carabineros, y anteriormente fue agregado Policial de la  Embajada de Chile en la República Argentina,Jefe de la II Zona de Carabineros Antofagasta y Jefe de la VIII Zona Bío Bío, entre otros cargos desempeñados en 37 años de servicio.

En la institución destacaron su “excelente relación con la Policía de Investigaciones” y su capacidad de “liderazgo y acercamiento permanente con Oficiales Subalternos”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo