A diferencia de Evo: la prudencia con que Sebastián Piñera sigue desde madrugada los alegatos en La Haya

Mientras Morales viajó a Holanda, el Presidente de Chile decidió convocar a su equipo político y a partidos de oposición a ver los alegatos.

Por Jaime Liencura

Evo Morales y Sebastián Piñera son como los autores de "Tangananica o Tanganá", la popular canción de 31 Minutos: son terriblemente opuestos el uno del otro. Y así lo dejaron ver durante la primera jornada de alegatos en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, donde ambos discuten si existe o no obligación de Chile de negociar un acceso soberano al mar para Bolivia.

Mientras Morales viajó a Holanda este domingo, para motivar a sus compatriotas a ondear la "bandera del mar" frente al palacio de la CIJ, Piñera alistaba todo para madrugar en Santiago de Chile.

De esta forma, el lunes el presidente de Bolivia incluso llegó hasta el Palacio de La Paz en la CIJ, mientras que el Mandatario chileno decidió seguir los alegatos desde el Palacio de La Moneda en Santiago.

Agua y aceite

Pero esa no es la única diferencia en que estos presidentes tienen. Más allá de sus colores políticos -Evo es del partido de izquierda MAS y Piñera del partido de derecha Renovación Nacional- ambos también tuvieron una distinta manera de abordar los alegatos.

Para Morales la clave estuvo en la provocación. Para Piñera, en cambio, en la mesura. De hecho, este último quiso dar una señal de unidad nacional convocando a su equipo político a La Moneda, pero también a los presidentes de diferentes bancadas, incluyendo las de la oposición.

Distinto es el caso de Bolivia, que incluso viajó con su equipo jurídico fragmentado.

Piñera, de esta manera, destaca la prudencia de la posición chilena, que a ojos internacionales, resulta muy bien vista.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo