Retraso de la renovación de micros: el impacto que tiene para "el ciudadano común" el fin de la licitación del Transantiago

Extensión de contratos con actuales operadores y retraso en la llegada de buses eléctricos y de alto estándar son algunas de las consecuencias de la decisión de Transporte.

Por Jaime Liencura

Se detuvo el proceso que renovaría 3 mil buses del Transantiago de los actuales 6 mil 600. El concurso con el cual se elegiría a los nuevos operadores se declaró desierto, todo para convocar a uno nuevo. Esa fue la decisión que tomó la ministra de Transportes, Gloria Hutt, quien anunció la medida este martes.

"Yo estoy genuinamente convencida que esta licitación así como estaba, perjudica a los usuarios y a la ciudad de Santiago", justificó Hutt.

La medida se adoptó luego que el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (Tdlc) levantara la pausa que le puso al concurso, pero de forma parcial: ese organismo todavía tenía reparos en dos de las seis unidades de negocio que estaban en la licitación.

En concreto

Pero, más allá de las palabras raras, ¿qué significa esto? La consecuencia más inmediata es la imposibilidad de renovar 3 mil buses, de los cuales cerca de 1.700 están próximos a cumplir los 11 años de servicio.

Pese a lo anterior, para la ministra Hutt el problema no es tal si se considera que "hay una renovación de buses por contrato que es importante dentro de una de las unidades".

Asimismo, se continuará con los mismos operadores existentes. Es más, se anunció una extensión de contratos con operadores que ya existen, tanto en las unidades 6, operada por Redbus (Quilicura, Independencia, Recoleta) y la 7, operada por STP (Puente Alto). Las que quedaron pendientes son las 1 y la 9 de la licitación, las que están operadas en su mayoría por Alsacia, la peor evaluada hasta 2016. Para solventar ese ítem, pronto se ofrecerá una fórmula.

La calma con la ministra Hutt anunció la medida contrasta con la visión que tiene el ex jefe de la Dirección de Transportes Público Metropolitano (Dtpm), Guillermo Muñoz. Para él la cuestión es clara: se retrasa la renovación de micros sin una fecha concreta.

"Vamos a ver postergada la posibilidad de tener nuevos buses", afirma Muñoz a Publimetro.

El ex director del Transantiago agrega que "la ministra Hutt planteó renovarlos en un año. Eso es imposible".

¿Eléctricos y con aire acondicionado? No hay para cuándo

Por su parte Franco Basso, ingeniero del Observatorio de Movilidad Urbana de la UDP, recuerda que con la licitación anterior había una promesa de importar 90 máquinas eléctricas y 90 de alto estándar. Con el actual escenario, será imposible implementarlas este año.

"La licitación del gobierno anterior exigía buses de alto estándar y eléctricos que debían empezar a operar en octubre de este año. Esos buses no van a estar disponibles para este 2018", advierte Basso

Molestia en quienes invirtieron

Sobre la "imagen país" que deja la situación, hay una empresa que tiene algo que decir: Tower Transit, firma inglesa que estaba postulando a tres de las seis unidades en concurso.

"La compañía manifiesta su sorpresa y frustración en relación a la decisión tomada por el Gobierno chileno", indicaron a través de un comunicado.

Aseguran que pese a que intentarán colaborar con el proceso, de igual forma revisarán "cuidadosamente" lo anunciado por las autoridades.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo