Fallo unánime: Lula cada ve más lejos de ser reelegido y más cerca de pasar 12 años y un día en prisión

El exmandatario está acusado de lavado de dinero y corrupción pasiva.

Por Dannae Arias

Este lunes y por fallo unánime se denegaron los recursos presentados por la defensa de Luiz Inácio Lula Da Silva contra la sentencia que lo tendrá doce años en prisión.

En otras palabras, el tribunal de segunda instancia TRF-4 de Porto Alegre, el mismo que hace dos meses ratificó su condena y la aumentó, dio luz verde para que el juez ordene su ingreso a la cárcel. Pese a esto, el ex mandatario no podrá ser encarcelado hasta el próximo 4 de abril, a la espera de la decisión de la corte suprema sobre la petición de habeas corpus presentada por la defensa.

Esta decisión terminaría con sus aspiraciones de presentarse a las elecciones que se realizarán el próximo 7 de octubre en Brasil y para las que se posiciona como el candidato favorito.

Los cargos a los que se enfrenta Lula son lavado de dinero y corrupción pasiva, por los que en enero fue sentenciado en primera instancia a 12 años y un día de cárcel. Frente a esto, la defensa del ex líder presentó un recurso que incluía ciertas “omisiones” y “contradicciones”.

Lula AP

Si bien la jurisprudencia actual permite el encarcelamiento que agota los recursos en segunda instancia, desde el Supremo Tribunal Federal garantizaron que Lula no sería detenido al menos hasta el próximo 4 de abril.

Pese a que aún existe esperanza, lo que sí está claro es su repentina lejanía con los próximos comicios: según la ley electoral brasileña, las personas condenadas en segunda instancia no pueden presentarse como candidatos. Si en agosto Lula sigue con ganas de inscribir su nombre en las papeletas, el Supremo Tribunal Electoral deberá tomar cartas en el asunto.

Lula actualmente se encuentra al sur del país, un viaje marcado por las turbulencias luego de ser víctima de sus adversarios, quienes apedrearon los buses de su comitiva.

Recordemos que el caso partió cuando recibió un departamento de lujo a cambio de su influencia para tener contratos en Petrobras, un juicio marcado por los sobornos revelados por la Operación Lava Joro.

En total son siete los procesos judiciales a los que se enfrenta el exmandatario, pese a que se declara inocente de todos los cargos imputados y en cambio, ha acusado a la elite de boicotearlo.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo