Cómo enfrentar con éxito una entrevista de trabajo telefónica

Especialista indica que al igual que una presencial, hay que mantener la tranquildad, para que los nervios no se noten en la voz.

Por Publimetro

La entrevista de trabajo debe ser para muchos uno de los pasos más complejos previo a conseguir un empleo, pero ¿qué pasa si hay hacerla por teléfono?

Se trata de uno de los recursos cada vez más utilizados durante los procesos de selección, ya que permite realizar un primer filtro sin necesidad de desplazamientos, posibilitando a la empresa identificar y descartar de forma ágil a las personas que no se ajusten a las necesidades del puesto de empleo, con el ahorro de tiempo y costos que esto supone.

Diego Oliva, branch manager de Randstad, aclara que esta modalidad es solo el primer acercamiento con el candidato, por eso “la conversación no suele extenderse más allá de 5 o 10 minutos, tiempo durante el cual el entrevistador tratará de resolver todas aquellas dudas que tenga en torno al currículum, conocer más información sobre el profesional o comprobar si éste cumple con los requisitos necesarios”.

Y aunque pueda parecer similar a la entrevista personal, no es así, debido a que “el candidato no podrá ser valorado por su apariencia y no se manifestarán los nervios que se transmiten a través del lenguaje corporal. No obstante, un elemento determinante es la voz, la cual debe sonar tranquila, segura y optimista. Sonreír durante la conversación da muy buenas sensaciones al oyente, aunque no te vea”, asegura el especialista.

Las preguntas más frecuentes

En cuanto a las preguntas más frecuentes en una entrevista telefónica, el experto menciona, en primer lugar, ¿por qué estás interesado en trabajar con nosotros? o ¿qué te llamó la atención de la oferta de empleo?

“Aquí es importante que el candidato averigüe previamente toda la información referente al puesto y a la compañía, además de saber en qué áreas destaca la empresa y tener en mente una respuesta convincente que demuestre que esa posición encaja a la perfección con lo que busca en su futuro profesional", subraya Oliva.

En se sentido, alerta que lo más común es que las personas apliquen a distintos cargos por internet sin fijarse detenidamente en las especificaciones de la oferta "y, cuando el entrevistador los llama, no recuerdan ni el nombre de la empresa ni la posición específica a la que postularon, lo que no es para nada recomendable”.

Asimismo, los candidatos podrían encontrarse con interrogantes como "¿por qué deberíamos considerarte para una entrevista presencial?", momento en el que hay que argumentar con el verdadero valor diferencial respecto al resto de postulantes; y "¿cuánto tiempo tienes pensado quedarte con nosotros?". “Para dar respuesta a esta pregunta es clave encontrar un equilibrio entre la humildad y la ambición. Una opción recomendada es mostrar las ganas de crecer y progresar profesionalmente dentro de la empresa”, dice Oliva.

Otras preguntas comunes son "¿qué buscas en tu nuevo empleo?" y "¿estás en otro proceso de selección?" Ante consultas de este tipo, el especialista aconseja responder con total sinceridad. “Estar en varios procesos de selección a la vez facilitará que, si la empresa está verdaderamente interesada en el candidato, acelere la contratación para adelantarse a sus competidores. De todas formas, si este fuera el caso, la persona debe reconocer que aún no ha concretado nada”, dice.

Por otro lado, es frecuente que los reclutadores usen afirmaciones como “no tienes la experiencia suficiente” o “tienes demasiada experiencia”, con el objetivo de ver cómo se desenvuelve el candidato en este tipo de situaciones. Frente a este escenario, el postulante debe estar preparado para dar una respuesta que acabe con las dudas del entrevistador como, por ejemplo, “creo que, sin embargo, tengo muchas ganas de aprender y dar lo mejor de mí porque mi predisposición es máxima” o “mi experiencia puede aportar más valor a este puesto de trabajo y, unido a mis ganas de aprender, creo que podré ayudar a la empresa a dar un salto de calidad”, recalca.

Finalmente, el ejecutivo entrega algunos consejos para superar con éxito una entrevista telefónica, tales como “no hablar en lugares con mucho ruido, evitar deshacerse en elogios, no alargar demasiado en las respuestas, centrarse en la conversación y olvidarse del entorno y evitar los lapsus, puesto que el entrevistador va a preguntar con el currículum en mano, así que el candidato debe conocerlo en profundidad”.

También es fundamental dejar que el reclutador termine las frases, ya que es él quien dirige la conversación; si es posible, tener abierta la página web de la empresa para mostrar más dominio; saber de qué proceso de selección se trata para ofrecer sensación de control e interés y, cuando la conversación llega a su fin, preguntar dudas sobre el puesto de empleo y las fases del proceso de selección.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo