Trump amenaza con retirar fondos a países centroamericanos

Exige nuevamente acción inmediata del Congreso de Estados Unidos para incrementar y fortalecer medidas migratorias

Por David Cordero

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, parece estar desesperado por firmar una nueva ley migratoria que cumpla con sus expectativas y promesas de campaña. Durante la mañana de hoy, arremetió nuevamente contra los inmigrantes indocumentados que llegan al país a través de la frontera con México y amenazó con retirar fondos al llamado Triángulo Norte de Centroamérica.

Durante las pasadas 48 horas, el mandatario ha intensificado sus ataques en su cuenta de Twitter, esta vez utilizando como gancho la bautizada "Caravana de refugiados 2018", que inició en Honduras a mediados de marzo y que hasta el domingo tenía la participación de unas 2,000 personas en el sureste de México, según la BBC. La movilización cruzó el 26 de marzo la frontera entre Guatemala y México y al menos un reducido grupo de dicho total se dirige hacia la frontera norte de México, con la meta de llegar hasta los Estados Unidos.

"La gran caravana de personas de Honduras, que ahora cruza México y se dirige a nuestra frontera de "Leyes débiles", es mejor que se detenga antes de que llegue allí", amenazó Trump, al tiempo que aseguró que el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA, por sus siglas en inglés), está en juego si México no toma acciones para evitar que personas lleguen hasta la frontera. Trump también lanzó la amenaza a Honduras y "los países que permiten que esto suceda". "¡El Congreso debe actuar ahora!", enfatizó.

Las nuevas declaraciones surgen luego de que ayer el mandatario exigiera al Congreso actuar de manera inmediata respecto a medidas de inmigración, e instó a los republicanos en el Senado a activar la controversial “opción nuclear”—una maniobra que le permite al cuerpo actuar con una minoría simple de 51 votos—, para dar paso a cualquier medida que no cuenta con el respaldo de los demócratas o que no alcanza los 60 votos necesarios para aprobarse.

La minoría simple de 51 votos, suma exactamente la cantidad de asientos ocupados por los republicanos en el Senado, hecho que representa un obstáculo para que el presidente implemente medidas que requieren la aprobación del Congreso y que ha enfurecido a Trump.

"Honduras, México y muchos otros países con los que los EE. UU. es muy generosos, envían a muchos de sus miembros a nuestro país a través de nuestras políticas de inmigración débil. Las caravanas se dirigen hacia aquí. Debe aprobar leyes estrictas y construir el muro. ¡Los demócratas permiten fronteras abiertas, drogas y crimen!", señaló Trump en otro tuit.

De acuerdo a un reporte de la BBC Mundo, del total de personas que participan en la caravana, 80% son de Honduras, y el resto que se ha unido en el camino provienen de El Salvador, Nicaragua y Guatemala. No obstante, solo alrededor de unas 100 personas buscarían llegar hasta la frontera con Estados Unidos, aseguró Irineo Mujica, director de la organización Pueblos sin Fronteras que organiza la caravana. El resto permanecería en México, país que durante los últimos años ha demostrado no ser tan distinto a los Estados Unidos, en términos de sus leyes y procesos migratorios.

México reduce permisos para inmigrantes

Cabe destacar que la organización Amnistía Internacional (AI), en su informe “La situación de los derechos humanos en el mundo” del año 2017-2018, enfatizó en el peligro que corren los inmigrantes y refugiados en México. Entre enero y agosto del pasado año 2017 se presentaron en el país un total de 8,703 solicitudes de asilo, una cifra similar a la de todo 2016. El porcentaje de solicitudes que dieron lugar a que se concediera la condición de refugiado se redujo; pasó del 35% en 2016 al 12% en 2017. La mayoría de las solicitudes de asilo correspondían a personas refugiadas y solicitantes de asilo provenientes de Honduras y Venezuela.

Entre enero y noviembre del pasado año, 88,741 personas migrantes en situación irregular fueron detenidas y 74,604 fueron deportadas, en la mayoría de los casos sin la posibilidad de impugnar su deportación. De las personas deportadas, un 94% procedían de Honduras, Guatemala y El Salvador, países que habían registrado algunas de las tasas de homicidio más altas del mundo en años anteriores, y un 20% de las personas deportadas a esos países eran niños y niñas.

Precisamente durante el pasado mes de febrero el Congreso aprobó destinar $615 millones en ayuda a Honduras, El Salvador y Guatemala, que componen el Triángulo Norte de Centroamérica. La cifra representa un 12% menos que la cantidad aprobada al año anterior ($697 millones) y dicha brecha es aún más amplia, al compararla con los $750 millones aprobados para el año fiscal 2016, aún bajo la presidencia de Barack Obama.

Estados Unidos destinará $615 millones en ayuda a El Salvador, Honduras y Guatemala, como parte del Presupuesto aprobado, este viernes en la madrugada, por el Congreso de la nación norteamericana.

El monto se entrega como parte del Plan Alianza para la Prosperidad, que tiene como fin el fortalecimiento institucional de dichos países, pero sobre todo que estos gobiernos logren evitar que sus ciudadanos emigren hacia norte, para llegar a México y eventualmente a los Estados Unidos.

La entrega del dinero, sin embargo, está condicionada a que los gobiernos de los tres países logren demostrar los esfuerzos que realizan para informar a sus ciudadanos sobre los riesgos de viajar a Estados Unidos sin los documentos requeridos para una entrada legal, incrementar la seguridad en las fronteras, combatir el tráfico humano y facilitarla repatriación de los inmigrantes de estos países, rechazados por el gobierno de los Estados Unidos. Una vez el Departamento de Estado certifique que en efecto, los países cumplen con los requisitos, recibirán el 25% del total de los fondos.

El Departamento de Estado también verificará que estos gobiernos cumplan con otros parámetros, como medidas contra la corrupción, lucha contra el crimen organizado e investigaciones a funcionarios acusados de violaciones de derechos humanos, para entonces desembolsar otro 50%. Es decir, un 75% de los fondos está sujeto al cumplimiento de condiciones de las cuales Trump podría sujetarse para reducir la cantidad que finalmente se desembolse.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo